¿Qué es la Odontopediatría?

La Odontopediatría es la especialidad de la Odontología que se ocupa de la salud oral de los niños hasta los 18 años. Lo que nos permite tener unos hijos más sanos y con menos problemas bucales de adultos.

Su objetivo principal en nuestra clínica es mantener la salud oral en nuestros niños y jóvenes. Lo podemos conseguir realizando una buena prevención y una precoz detección de los problemas que puedan aparecer.

Los tratamientos que realizamos más a menudo son:

  • Prevención caries dental.
  • Enseñamos higiene oral y hábitos dietéticos adecuados.
  • Radiología y pruebas complementarias diagnósticas.
  • Obturaciones con los materiales más adecuados.
  • Guiamos el recambio dentario y el desarrollo de la oclusión (mantenedores de espacio)
  • Detección mal posiciones dentales.
  • Detección alteración crecimiento óseo facial.
  • Traumatología dental.
  • Orientación en malos hábitos (succión pulgar, chupete…).
  • Orientación sobre la necesidad o no de tratamiento de ortodoncia.
  • Sedación consciente.

Preguntas y respuestas más frecuentes que los padres nos hacemos sobre la salud oral (Odontopediatría) de nuestros hijos

Un cepillo de dientes eliminará las bacterias de la placa que pueden provocar caries.

Cualquier cepillo de dientes suave con un cabezal pequeño, preferentemente que sea especial para lactantes, se ha de utilizar como mínimo una vez al día antes de ir a dormir.

Para prevenir los problemas dentales, a vuestro hijo lo debería visitar un dentista pediátrico cuando aparece el primer diente, o, no más tarde de su primer aniversario.
Los odontopediatras son los pediatras de la odontología. Un dentista pediátrico es un licenciado en odontología con una formación postgraduada especializada en el tratamiento de las problemas de la salud oral de niños y adolescentes.
Visitando la web de la Sociedad Española de Odontología Pediátrica (SEOP) o consultando al Colegio Oficial de Odontólogos y Estomatólogos de Cataluña (COEC).

http://www.odontologiapediatrica.com/asociados

http://www.coec.cat

Loa dientes de leche, también llamados primarios, deciduos, temporales, son de gran importancia por muchas razones: permiten a los niños funciones fundamentales como la fonación (hablar) y la masticación; también ayudan, en el recambio dentario, a que los dientes permanentes sigan el camino adecuado y, muy importante, mantienen el espacio para que estos puedan situarse bien alineados unos con otros evitando apiñamientos y otras malas ocludiones.
En primer lugar, limpiar la zona irritada con agua tibia y sal y colocar frio en la cara si está hinchado. Dar al niño paracetamol para el dolor, en vez de colocar aspirina en los dientes o encías. Y acudir a un odontopediatra tan pronto como sea posible.
Generalmente, tanto la succión del pulgar como el hábito de chupar chupete, si se prolongan durante un periodo largo de tiempo, favorecen la aparición de malposiciones dentales y malformaciones oseas de los maxilares.

La mayoría de niños dejan estos hábitos por su cuenta, pero si llegados los 3 años aún se mantienen, el odontopediatra debe recomendar la adaptación de un dispositivo bucal para eliminarlo lo antes posible.

Evitar el uso del biberón cuando el niño va a dormir. Cuando ya tienen cierta edad, meses, evitar la toma de la noche o sólo agua.

Es también fundamental aprender la manera correcta de cepillar los dientes y utilizar el hilo dental.

Llevar a vuestro hijo a un odontopediatra con regularidad para tener sus dientes y encías revisadas.

La primera visita al dentista debe ser programada alrededor del primer año de vuestro hijo.

Se recomienda una revisión cada seis meses para prevenir caries y otros problemas dentales. Aun así, su dentista pediátrico le puede decir cuándo y con qué frecuencia su hijo se ha de visitar, personalizando según su salud bucal y riesgos de caries.
¡Cuanto antes mejor!

Des del nacimiento, limpiar las encías del bebé con un cepillo de dientes infantiles o un trapo suave y agua.

Cuando ya han aparecido los primeros dientes de leche, los padres han de usar una pequeña cantidad de pasta de dientes con flúor (desde “manchar” las cerdas del cepillo hasta la medida de un grano de arroz), cepillando dos veces, utilizando un cepillo de dientes suave y de medida apropiada para su edad.

Una vez que los niños tienen entre 3 y 6 años, la cantidad de pasta se ha de aumentar hasta la medida de un guisante y realizar o ayudar al cepillado dental de vuestro hijo. Recordar que los niños pequeños no tienen la capacidad de cepillar les dientes con eficacia. Los niños deben escupir y no tragar el exceso de pasta dental después del cepillado.

Aseguraos que vuestro hijo tiene una dieta equilibrada y variada, que incluye una porción de cada uno de los siguientes alimentos: frutas y verduras, pan y cereales, leche y productos lácteos, pescado/ carne y huevos.

La limitación de azúcar y almidón ayuda a proteger los dientes de su hijo contra las caries.

También puede preguntar a su odontopediatra qué alimentos ayudan a proteger los dientes de vuestros hijos.

Los selladores de fosas y fisuras son composites, del mismo color que los dientes, usados para el relleno de las “grietas” naturales que hay en las superficies de masticación (caras oclusales) de los dientes, principalmente molares y premolares.

Esto facilita la higiene de las caras oclusales de los molares (superficies de máxima incidencia de caries) y evita la retención de placa y residuos alimentarios en estas zonas.

La aplicación es rápida, cómoda y puede proteger eficazmente los dientes durante muchos años. Se realiza sin anestesia.

Se deben utilizar protectores bucales para proteger los dientes, los labios, las mejillas y las encías de las lesiones relacionadas con el deporte.

Un protector bucal hecho a medida por el odontopediatra para vuestro hijo protegerá los dientes y la boca de los golpes y caídas ocasionadas durante la práctica de deporte.

Lo más importante es mantener la calma. A continuación, buscar el diente.  Sujetarlo por la corona dental, no tocar la raíz, y tratar de volver a ponerlo en su alveolo. Si esto no es posible, poner el diente en un vaso de leche o, agua con sal, y llevar a vuestro hijo inmediatamente al odontopediatra.
Absolutamente seguros. Hay muy baja exposición en las radiografías dentales. Los dentistas pediátricos son especialmente cuidadosos limitando la cantidad de radiación a la cual han de exponer a los niños. Se utilizan delantales de plomo y radiología digital con tal de garantizar la Seguridad y reducir al mínimo la cantidad de exposición.
Los padres deben llevar a sus hijos al dentista regularmente, a partir de la erupción del primer diente. El odontopediatra os puede recomendar un programa específico de cepillado, uso de hilo dental, y otros tratamientos y consejos para supervisar y enseñar a vuestros hijos.  Estos cuidados en el hogar, añadidos a las visitas dentales regulares y una dieta equilibrada, facilitarán a vuestro hijo una vida y unos hábitos saludables.

Adaptación/ Traducción de las Frequently Asked Questions de l’American Academy of Pediatric Dentistry (Acadèmia Americana d’Odontologia Pediàtria-AAPD)

http://www.aapd.org/resources/frequently_asked_questions/

Contacta con nosotros: Comodidad y Facilidades

Durante tu primera consulta te explicaremos las distintas opciones de tratamiento y la mejor opción para tu caso en concreto, estarás directamente en manos del Dr. Birbe, uno de los cirujanos maxilofaciales de mayor reconocimiento internacional ubicado en Barcelona. Te facilitaremos:

  • Diagnóstico personal mediante exploración oral y facial
  • Presupuesto cerrado, junto con las diferentes posibilidades de financiación
CONTACTA CON NOSOTROS