Cirugía preprotésica

La cirugía preprotésica hace referencia a la cirugía ósea y/o de tejidos blandos (encía) necesaria para garantizar la cantidad de hueso requerida para la colocación de los implantes dentales. Se hace obligatoria cuando el hueso que tiene recibir los implantes no reúne las condiciones necesarias para garantizar su éxito.
Los implantes dentales de titanio han revolucionado la rehabilitación oral de los pacientes con pérdidas dentarias. Pero, para poder colocarnos implantes en la boca, es necesario disponer de unos huesos maxilares con cantidad y densidad ósea adecuadas.

Los dientes están alojados en el hueso alveolar, así se llama la parte de los huesos maxilares que alberga a los dientes. El hueso alveolar se mantiene estable si los dientes están sanos (sin enfermedad periodontal) y en función. Cuando perdemos los dientes, el hueso alveolar que los sujetaba se va perdiendo progresivamente, se atrofia, pues ya no realiza ninguna función ni recibe estímulos mecánicos que lo mantengan. Cuánto más tiempo pasa desde la pérdida de los dientes más difícil es tener un hueso adecuado para la colocación de implantes dentales. A los 3 meses de la pérdida de un diente ya se aprecia la atrofia ósea. Detallar que en el hueso valoramos 3 características: la altura, el grosor y la densidad. Por ello son necesarias las imágenes 3D y los TAC.

Los pacientes que no cuentan con las condiciones óseas maxilares necesarias pueden ser rehabilitados con implantes dentales gracias a los injertos óseos, combinando ambas cirugías: la colocación de implantes dentales con la reconstrucción ósea conveniente.

Existen distintos tipos de injertos óseos y técnicas para realizarlos, principalmente cabe distinguir entre el injerto de hueso dónde el propio paciente es el donante y los injertos sintéticos. Pueden combinarse ambos injertos en una misma intervención. Los injertos pertenecientes al propio paciente son el material de elección para la reconstrucción del hueso maxilar en las rehabilitaciones orales. En estos casos hay que recordar que existen dos zonas “operadas” en boca, la que cede el injerto óseo y la que lo recibe. La cirugía de obtención del injerto es mínimamente invasiva.

La mayor parte de las veces, se puede realizar la reconstrucción ósea tomando, con anestesia local, una pequeña cantidad de hueso de otra parte de la boca, y colocándola después en la zona donde se necesita para el implante.

La pérdida ósea varía de unos pacientes a otros, y de unas zonas de la boca a otras. En algunos pacientes existe una pérdida severa de hueso y de tejidos blandos de la encía, llegando a comprometer el resultado final del tratamiento. En estos pacientes, debe realizarse una técnica de aumento de tejido óseo y encía previa a la colocación del implante dental.

Lo más habitual es realizar en el mismo acto quirúrgico la colocación del implante dental, la reconstrucción ósea y el injerto de encía (injerto de tejido conectivo). Esto es necesario para conseguir un resultado estético mejor y dar una mejor posibilidad de éxito al implante.

Los injertos no son necesarios para todos los implantes, pero es muy frecuente necesitarlos en el maxilar superior (dientes superiores).

Gracias a las técnicas de aumento con los injertos se ha hecho posible la colocación de implantes dentales en pacientes que no serían considerados inicialmente candidatos, por falta de hueso suficiente.

Cuando los implantes ya llevan la prótesis dental colocada transmitirán de nuevo las fuerzas de la masticación al hueso, como si fuesen raíces naturales, asegurando así la conservación del hueso que los sujeta.

Las tasas de éxito de los implantes colocados en hueso reconstruido con injertos óseos superan el 90%.

La causa más frecuente de complicaciones con los injertos óseos suele ser consecuencia de la apertura de la mucosa oral, con la exposición precoz del injerto al medio intraoral, contaminación bacteriana y pérdida del injerto.

Los pacientes con hábito tabáquico y mala higiene oral tienen mayor riesgo de sufrir complicaciones.

En el maxilar superior es muy frecuente, por razones estéticas, tener que engrosar la encía en la región donde se va a colocar el implante, mediante un injerto de tejido blando (injerto de tejido conectivo, encía queratinizada).

Es una cirugía mínimamente invasiva que se realiza con anestesia local. Obtenemos el tejido del paladar o de la región posterior a la muela del juicio del maxilar superior (tuberosidad maxilar).

La utilización de injertos conectivos permite conseguir un mejor resultado estético de la prótesis, de la sonrisa, en definitiva; pues evita que se vea la encía hundida y en sombra (como oscurecida).

Este tipo de injertos ayudan a mantener el resultado estable con el paso de los años, disminuyendo las posibilidades de que se produzcan retracciones en la encía y exposiciones del titanio de los implantes.

El hueso maxilar superior es un hueso neumatizado, es decir, presenta una cavidad en su interior, el llamado seno maxilar. Este hecho acentúa que fácilmente sea neceario un injerto óseo para colocar implantes en la zona de los molares del maxilar superior y garantizar que queden bien estables.

La elevación de senos maxilares es una técnica quirúrgica habitual para aumentar la altura del hueso en la zona posterior del maxilar superior, invadiendo parte del espacio del seno maxilar. Puede ser necesaria en ambos senos maxilares o en sólo uno de ellos. Se realiza con anestesia local. Los implantes dentales pueden colocarse habitualmente en la misma sesión quirúrgica.

Dr. Birbe estudia cada situación detenidamente, escoge las opciones de injerto más adecuadas para presentárselas al paciente y decidir el tratamiento rehabilitador final.

Suelen ser tratamientos que implican un tiempo largo, pues la curación del hueso es de meses y la estabilización de la encía también, por ello es importante la planificación y el buen entendimiento previo a iniciar el tratamiento.

Tenemos la mejor solución para su necesidad

Le faltan dientes? +información

¿Su mandíbula tiene poco hueso y necesita implantes? +información

¿Necesita un tratamiento de implantes sin dolor ni molestias posteriores y rápido? +información

¿Cree que su caso es difícil y quiere tener el máximo de garantías? +información

Contacta con nosotros: Comodidad y Facilidades

Durante tu primera consulta te explicaremos las distintas opciones de tratamiento y la mejor opción para tu caso en concreto, estarás directamente en manos del Dr. Birbe, uno de los cirujanos maxilofaciales de mayor reconocimiento internacional ubicado en Barcelona. Te facilitaremos:

  • Diagnóstico personal mediante exploración oral y facial
  • Presupuesto cerrado, junto con las diferentes posibilidades de financiación
CONTACTA CON NOSOTROS