Hoy es el turno de abordar uno de los temas más preocupantes en niños y adolescentes: los traumatismos dentales que suponen hasta el 15% de las urgencias pediátricas.

Este tipo de accidente suelen darse entre los 2 y 3 años correspondiendo con el momento del comienzo del desarrollo motor en niños y a partir de los 9 años con el inicio de actividades deportivas. Ante esta situación nos encontramos principalmente con dos tipos de dentición diferente: temporal y definitiva a lo que hay que estudiar cada caso de forma personalizada antes de proceder a su tratamiento.

En Clínica Birbe, nuestro grupo expertos de cirujanos maxilofaciales se enfrentan continuamente a este tipo de traumatismo que podríamos dividirlos en:

  • Fracturas dentales (de raíz o de corona)
  • Luxaciones (movimiento de la pieza hacia el interior o exterior de la encía)
  • Avulsiones dentales

Si estamos ante un caso de diente temporal, se debe cactuar de forma conservadora valorando la posibilidad de la restauración, excepto en casos de niños muy pequeños en los que se suele extrar la pieza dental siendo controlada para que el espacio dental sea el correcto. En el caso de las luxaciones dentales podemos estar ante una luxación intrusiva en la que se suele extraer la pieza dental para no poner en riesgo el germen del diento definitivo o bien, se deja evolucionar si la intrusión es de carácter leve. En el caso de pacientes avulsiones dentales en dientes temporales se realiza un control para mantener el espacio dental pero no se suele proceder en ningún caso a su reimplantación.

Veamos pues en el caso de los dientes definitivos. Ante fracturas dentales, se valora por el cirujano maxilofacial la obturación o endodoncia dependiendo de la localización de la fractura. Para las luxaciones de piezas definitiva se suele intentar por todas las maneras la preservación del diente en el que si se trata de una intrusión se realiza un seguimiento para evaluar la realineación de la pieza con la debida estabilidad y si se trata de una extrusión, se recoloca la pieza en el álveolo dental y se estabiliza con una férula. Para las avulsiones, se procede a la reimplantación sin tocar la raíz dentaria y estudiar el mejor tratamiento posible en función de cada paciente.

El protocolo de actuación ante traumatismos dentales en niños y adolescentes depende básicamente del tiempo con el que se lleve al afectado a la clínica dental y la severidad del daño causado. Nuestra labor será hacer una evaluación general para establecer un diagnóstico de la situación en el que el objetivo será siempre preservar de forma correcta todos los dientes involucrados y si fuera necesario, restablecer la fisiología, anatomía o estética de la dentadura. Para ello será necesario hacer un examen radiográfico, fotografías de la situación inicial y un informe con la historia clínica del paciente y los daños dle traumatismo.

Son casos específicos que deben evaluarse, como comentamos, de forma individualizada, ya que ningún paciente ni circunstancia suele ser igual, por ello, ante este tipo de traumatismo se recomienda ser supervisado de forma inmediata por un cirujano maxilofacial que pueda proteger la pieza dental, el esmalte y el tejido pulpar estableciendo el  tratamiento más adecuado. No dudes en consultar con nuestro privilegiado y experto Dr. Birbe en su clínica de Barcelona donde atenderá el caso de forma profesional para obtener los mejore resultados.