Es importante ponerse en el lugar del paciente para entender-lo mejor, saber escuchar-lo, observar-lo, orientar-lo   y encontrar-le la mejor solución a su problema, también mantener una buena comunicación  y  una actitud positiva, la simpatía también hace que el cliente se sienta mas a gusto y cómodo.