La retrognatia es la falta de proyección de la mandíbula en sentido anteroposterior. Es precisamente lo opuesto al prognatismo, donde existe un exceso de proyección.

Asociaciones de la retrognatia

La retrognatia puede asociarse a:

  • Caras largas con ángulo mandíbular muy abierto, o caras cortas, con mucha sobremordida.
  • Puede asociarse a falta de proyección de la parte más anterior de la mandíbula, el mentón, o bien tratarse de una retrognatia pura, con mentón bien definido.
  • Una posición también retrasada del maxilar superior, con lo que típicamente el perfil facial es entonces plano y con divergencia facial posterior.

¿Cómo se trata?

La forma de tratar la retrognatia dependerá del origen de la misma:

  • Si se trata de una retrognatia aislada, con mentón bien definido, la solución es un AVANCE MANDIBULAR (CII)
  • Si se trata de una retrognatia con falta de proyección del mentón, la solución será el AVANCE MANDIBULAR + MENTOPLASTIA DE AVANCE
  • Si la retrognatia se asocia a una cara plana por retroposicionamiento del maxilar superior también, la solución será un AVANCE BIMAXILAR (Apnea)
  • Si tenemos una retrognatia en el contexto de una cara larga con ángulos mandibulares muy abiertos, optaremos por una cirugía bimaxilar de avance con rotación antihoraria del plano oclusal.
  • Por último, si tenemos una retrognatia con una gran sobremordida y una cara corta, la solución será un avance bimaxilar con rotación horaria del plano mandibular para aumentar la altura facial. 

Existen distintas opciones de tratamiento, y según el patrón facial y los objetivos a tratar por parte del paciente, optaremos por un tipo u otro de cirugía ortognática.

Si necesitas una evaluación personalizada de tu caso, ¡contacta con nosotros!