Tipos de prognatismo

¿Qué es el prognatismo mandibular?

Hablamos de prognatismo mandibular cuando los dientes de la mandíbula están adelantados respecto los dientes del maxilar superior, confiriendo un perfil facial característico.

Existen tres tipos de prognatismo

  • Crecimiento excesivo de la mandíbula (hiperplasia mandibular sagital)
  • Falta de crecimiento del maxilar superior (hipoplasia maxilar sagital)
  • Combinación de ambas causas, muy frecuente ( hiperplasia mandibular con hipoplasia maxilar sagital)
Esta malformación, también conocida como hiperplasia mandibular o mordida Clase III, hace que la mandíbula sea demasiado grande y el mentón se vea muy proyectado hacia adelante. Además el prognatismo puede asociarse a problemas transversales como la mordida cruzada por paladar estrecho, o la mordida abierta por exceso de crecimiento vertical del maxilar superior.
El prognatismo, además de ser un problema estético, también provoca problemas funcionales, como por ejemplo dificultad al masticar, al morder, dificultad al hablar y desgastes dentales patológicos. Todo ello, a la larga, puede ocasionar dolor en la Articulación temporomandibular ATM (articulación que une la mandíbula al cráneo).

Características de los tipos de prognatismo mandibular

Cada tipo de prognatismo tiene unos rasgos faciales característicos que lo diferencian.
El prognatismo por falta de crecimiento del maxilar superior, se asocia a:
  • Falta de soporte del tercio medio de la cara,
  • Los tejidos de la zona paranasal, y del pómulo son colgantes por falta de soporte y
  • El lado superior queda detrás del labio inferior.
El prognatismo por exceso de crecimiento de la mandíbula, se asocia a:
  • Mentón prominente
  • Labio superior adelantado respecto el labio inferior
  • Surco labiomental a menudo mal definido
  • Divergencia facial anterior
  • Cara cóncava
  • Cirugía retrusión mandibular
El prognatismo debido a exceso mandibular con déficit maxilar, tiene una combinación de síntomas.
Puede no ser fácil diferenciar un tipo u otro de prognatismo, pero es fundamental, pues nos marcará el tipo de cirugía a realizar.
El exceso de crecimiento de mandíbula puede necesitar un retroceso mandibular, mientras que la falta de crecimiento del maxilar, precisa un avance del maxilar, y el prognatismo mixto, necesita ambas cosas.
Además, debemos evaluar el tratamiento más adecuado en el contexto de los rasgos faciales del paciente, de forma que pude ser necesario avanzar la mandíbula en un paciente con prognatismo mixto, si requiere un gran avance del maxilar superior.

Causas del prognatismo

Las causas del prognatismo pueden ser varias:

  • Genéticas: antecedentes familiares con mandíbula y mentón prominentes y/o un déficit del crecimiento del maxilar superior (hipoplasia del maxilar).
  • Crecimiento excesivo de la mandíbula provocada por la hormona del crecimiento.
  • Pérdida temprana de las muelas temporales, también conocidas como “muelas de leche”.
  • Malposición dental, con las bases óseas correctas.

Es importante distinguir primeramente si se trata de un prognatismo de base esquelética, es decir, los huesos maxilares causan el problema; o si se trata de un prognatismo dental, en el que los huesos maxilares están bien proporcionados y el problema es la posición de los dientes.

 

¿Ortodoncia o cirugía ortognática?

El tratamiento es distinto según las zonas afectadas. Si el problema es sólo dental, con ortodoncia lo podremos solucionar. Si es un problema de bases óseas, necesitaremos cirugía ortognática y ortodoncia.

Radiografías, fotografías, modelos de yeso de la boca y simulaciones son necesarios para planificar el tratamiento y decidir cuales serán los movimientos a realizar: uno o ambos maxilares, dentales…

Si es necesaria la cirugía ortognática, primero debe prepararse con ortodoncia. También se necesita postcirugía por poco tiempo para ajustar la oclusión. Intervienen dos profesionales médicos: el cirujano maxilofacial y el ortodoncista, y la comunicación entre ellos es importante para asegurar la buena evolución del tratamiento. Este tipo de cirugía es electiva, es decir, el paciente escoge el día de la intervención una vez ya está preparado ortodónticamente para ella.

Esta cirugía se realiza con anestesia general, en ámbito hospitalario y solo una noche de ingreso. Las incisiones son intraorales, así que no hay ninguna cicatriz en la piel.

Si el prognatismo se detecta en edades tempranas podemos tratarlo con mascaras faciales de ortodoncia y es posible evitar la cirugía.

 

¿Qué tratamiento hay que realizar?

Con esta cirugía tenemos varias opciones de tratamiento según sea la causa del prognatismo mandibular:

  • Avance del maxilar superior si el problema viene porque es pequeño y avance mandibular si la mandíbula no es demasiado prominente y queremos dar proyección a nuestro perfil.
  • Avance del maxilar superior cuando este es pequeño y retroceso mandibular porque la mandíbula es demasiado grande/larga.
  • Únicamente avance del maxilar superior.
  • Retroceso mandibular: en estos casos, existe el riesgo que aparezca flacidez mento-cervical, por lo que debe estudiarse bien y hacer una adecuada simulación.

En todos los casos, los objetivos que queremos alcanzar son triples:

  • Solucionar el problema funcional masticatorio
  • Mejorar la estética facial
  • Mejorar la función respiratoria nasal y oral

Existen prognatismos esqueléticos tratados sólo con ortodoncia, pero el resultado no es óptimo porque, aunque los dientes hayan sido recolocados en una oclusión perfecta, las bases óseas continúan siendo discrepantes y, visualmente, se aprecia la asimetría y desproporción.

Tal variedad de opciones de tratamiento hace crucial elegir al equipo mejor preparado para estudiar y controlar cada paciente.

Contacta con nosotros y evaluaremos de forma personalizada tu situación

Artículos relacionados

El pasado 12 de Mayo de 2020 reabrimos nuestra clínica siguiendo los protocolos sanitarios exigidos por el Covid-19. Más información.