Aunque los implantes dentales sean una de las alternativas más eficaces para la sustitución de piezas dentales, lo cierto es que es necesario seguir una serie de cuidados para evitar que tanto la prótesis como la raíz artificial sufran enfermedades. Y es que lo que muchos pacientes todavía desconocen es que estas piezas también pueden tener problemas, lógicamente no enfermedades orales como por ejemplo caries pero si la denominada periimplantitis que puede causar la pérdida del implante.

Esta enfermedad es un proceso inflamatorio que afecta a todos los tejidos que rodean el implante y puede dañar el hueso que hace la función principal de soporte, de ahí su gran importancia. No obstante, es conveniente diferenciar previamente entre la mucositis preiimplantaria, es decir, cuando afecta a los tejidos blandos y la periimplantitis que afecta también al hueso y es de mayor gravedad.

¿Cómo podemos detectarla?

Algunos de sus principales síntomas son por ejemplo el enrojecimiento del área situada alrededor del implante, sangrado o movilidad de la pieza. Es importantísimo acudir cuanto antes al especialista ya que puede llegar a darse la total pérdida del implante.

Y como siempre decimos en la Clínica Birbe no hay mejor tratamiento que la prevención de ahí que sea fundamental llevar a cabo una buena higiene bucodental mediante el cepillado diario, el uso del hilo dental y los enjuagues así como evitar los excesos de productos azucarados, ácidos, tabaco y alcohol. Cualquier resto que se aloje cerca de la zona del implante puede suponer una amenaza para este área.

Y es que esta patología es probablemente el peor enemigo de cualquier implante dental por lo que veamos algunos de sus posibles tratamientos.

Aunque hace unos años, la primera medida era la extracción automática del implante, hoy ha técnicas más avanzadas que permiten salvarlo de forma exitosa como por ejemplo los tratamientos regenerativos que eliminan el tejido de granulación para eliminar todas las bacterias que han causado esta enfermedad. Con ello, los especialistas en implantología dental consiguen reducir la inflamación y tener controlada la periimplantitis.

Mediante la eliminación de la placa cercana al área del implante también podemos conseguir una importante mejoría ya que paralizamos la proliferación de las bacterias.

En último lugar, existen los curetajes que tratan los defectos óseos en donde se sustituye el hueso que ha sido dañado por la enfermedad y así también evitamos que avance hacia otras zonas de la boca.

Y es que a pesar de que no es difícil mantener en buen estado un implante dental, no debemos nunca descuidarlo ya que una buena higiene nos prevendrá no sólo de patologías en implantes sino en el estado de salud general.

Así si eres capaz de seguir todas las instrucciones del prestigioso Doctor Birbe y su completo equipo de profesionales, estarás preparado para hacer una de las inversiones más eficaces en lo que a tratamientos bucodentales se trata: el implante dental.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Danos tu valoración haciendo click en las estrellas!

Promedio de puntuación / 5. Recuento de votos: