¿Sabes qué es la odontofobia?

La odontofobia se puede definir como el pánico, miedo extremo irracional, al dentista.

Fobia es una palabra derivada de Fobos (hijo de Ares y Afrodita), es un trastorno psicológico o emocional. Su característica principal es un miedo intenso y no controlado en situaciones concretas.

Superar el miedo al dentista

Una cosa es tener odontofobia y otra distinta sentir que te pones nervioso o lo pasas un poco mal cuando vas al dentista. Es decir, simplemente que no te guste ir a una consulta dental.

Hay personas qué sufren y no les gusta acudir al dentista, pero lo superan y van a sus citas periódicas para mantener una buena salud bucal. En cambio existen personas que no pueden superar este miedo. Con sólo imaginarlo entran en un estado de miedo superior que no pueden controlar y les provoca ansiedad.

Peo no te confundas, es importante diferenciar un miedo normal al dentista de una odontofobia.
Miedos normales podemos son los que sentimos cuando algún proceso o situación nos supera, nos pone nervisosos pero lo podemos controlar. Como por ejemplo, al hacerte una analítica de sangre, una vacuna. En la odontofobia surge el miedo antes de ir al dentista, no lo podemos controlar e incluso podemos llegar a irnos de la consulta o cancelar la visita.

Síntomas del miedo al dentista

En muchas ocasiones en paciente odontofóbico suele ser un paciente que ha tenido una mala experiencia en una consulta dental o, incluso, existen casos de haber escuchado vivencias de otras personas que han sufrido una experiencia dental desagradable y contagiarse el miedo.

Todo esto le crea al odontofóbico una gran angustia.

El paciente sólo con pensar algo relacionado con el dentista bien sea el olor, el ruido o la idea de que le han de poner la anestesia ya empieza a generar un estado de ansiedad muy alto con síntomas como:

  • La aceleración de la frecuencia cardíaca
  • Síntomas gastrointestinales
  • Bajada de tensión

Ya este momento, la ansiedad, pánico o miedo extremo que siente, le impide solicitar la visita o le imposibilita acudir a ella o la cancela justo antes de ir o, incluso, una vez en la consulta se va sin más.

La consecuencia más importante es que la salud bucodental de estos pacientes se ve afectada, pudiendo llegar a situaciones desastrosas que necesitan tratamientos largos y más costosos que si uno se va manteniendo periódicamente.

Todos los que trabajamos en Clínica Birbe, tarde o temprano nos enfrentaremos a un paciente con estas características.

El miedo al dentista se relaciona directamente con el sentimiento de que vamos a sufrir dolor por acudir a la consulta a realizar una simple revisión o un tratamiento. El desconocimiento también es un faltal desencadenante.

Algunos pacientes odontofóbicos nunca acuden a una consulta dental e incluso llegan a automedicarse para evitar el dentista. Si eres un de estos pacientes quiero explicarte cómo se realizan las visitas y lo beneficioso que es para tu salud.

Causas de la odontofobia

Algunas de las causas del miedo al dentista y que influyen en que se pueda desencadenar un cuadro de ansiedad a la hora de ir al dentista son:

  • No haber visitado al dentista desde pequeños.
  • Malos hábitos higiénicos
  • Tiempo de espera prolongado en la consulta del dentista
  • Un número excesivo de pacientes en la sala de espera.
  • Estar con la boca abierta mucho tiempo.
  • El olor de la consulta
  • Una mala praxis por parte del odontólogo.
  • Que el odontólogo se retrase en el tratamiento.
  • Sesiones de tratamiento de larga duración.
  • La visión de la aguja.
  • La sensación de la inyección.

Situaciones en la que se puede llegar a pensar que tenemos odontofobia.

  • Llamas para pedir hora al dentista y no llegas ni a comunicarte con la recepcionista, cuelgas sintiendo miedo.
  • Pasas cerca de una Clínica dental por la calle y el corazón se te acelera.
  • No presentándote a una cita si la has solicitado.
  • Cancelar las citas dando excusas varias veces.
  • Automedicándote cuando tienes algún dolor bucodental para no tener que realizar la visita.
  • Sentado en la sala de espera esperando tu turno o incluso en la silla dental levantarte de golpe y marcharte.

El miedo “normal” puede aparecer por varias situaciones vividas como una mala experiencia o recuerdos y lo podemos controlar, incluso vencer si el dentista es de confianza; pero la fobia no tiene justificación alguna y el paciente que la sufre lo pasa realmente mal, no la puede controlar ni vencer, cómo fobia que es, se pueden necesitar sesiones de psicologia/psiquiatria para tratarla y, aún así, no superarla.

¿Cómo tratamos a pacientes con odontofobia?

Una de las mejores soluciones para tratar a pacientes con este problema es la sedación endovenosa. Realizando esta técnica anestésica, el paciente está sedado (no es una anestesia general) durante todo el tratamiento dental, de manera que todo aquello que le produce estrés desaparece.

La sedación nos permite realizar todo el trabajo cómodamente sin que el paciente note nada, absolutamente nada. El objetivo es tratar toda la patología dental posible que sufra el paciente en una sesión.

El paciente siempre está controlado y monitorizado por un anestesista.

En Clínica Birbe trabajamos con un excelente equipo de anestesistas para el confort de nuestros pacientes.

Sedación para incrementar el bienestar del paciente en el tratamiento

La sedación endovenosa consciente consiste en provocar en el paciente una ligera disminución de su nivel de conciencia pero sin llegar a afectar a su capacidad para respirar de forma normal ni a sus reflejos protectores de la vía aérea. De esta forma, el paciente tiene plena capacidad para contestar adecuadamente a cualquier cosa que le digan los doctores.

Muchas personas sufren estrés y nervios a la hora de realizarse cualquier tratamiento dental o médico en general (bien sean implantes dentales, endodoncias, cirugía maxilofacial, etc). Para evitar que lo pasen mal, se le aplica este tipo de sedación consciente para reducir ese nivel de ansiedad y miedo en el procedimiento.

De esta forma, el paciente se encuentra consciente pero no sufre ni nervios ni ansiedad por los tratamientos que vaya a recibir, ni tan siquiera por la anestesia que necesite.

El paciente puede realizarse cualquier tratamiento bajo el control y supervisión de nuestros anestesistas eliminando los nervios, la ansiedad o incluso las molestias que pueden generan los pinchazos de la anestesia local.

El procedimiento de aplicación de la sedación consciente endovenosa es muy sencillo. Se canaliza una vena en la mano que se conecta a un suero que administra la medicación.

Este tipo de sedación no es imprescindible para los diferentes tratamientos dentales, pero es la que mejor resultado ofrece a los pacientes que sufren odontofobia, cada vez que acuden al dentista.

Ventajas de la sedación Consciente:

  • Es una técnica muy efectiva. Sus efectos se sienten inmediatamente.
  • Los efectos desaparecen poco después de terminar el tratamiento e interrumpir la administración del sedante, dejando una agradable sensación de bienestar en el paciente.
  • Permite controlar la profundidad de la sedación y adecuarla a las características del paciente y a los requisitos del tratamiento.
  • Al disponer de una vía venosa permite poder administrar fácil y eficazmente cualquier otra medicación que el paciente precise, con mayor eficacia y sin ninguna molestia. Mejorando el confort y la calidad del tratamiento.
  • Ofrece un plus de seguridad ante cualquier eventual emergencia, pues disponer de una vía intravenosa es uno de los principales procedimientos que siempre se deben llevar a cabo si surge una emergencia médica.
  • Es extremadamente útil en pacientes hipertensos, hipocondriacos, nerviosos, ansiosos y aquellos con discapacidades.

La sedación endovenosa se recomienda en pacientes muy ansiosos, pacientes con fobias o miedos, pacientes discapacitados física o mentalmente, pacientes con poca disponibilidad de tiempo (pues ser realiza todo el tratamiento dental en una sola sesión), niños, pacientes con mala experiencias previas, pacientes que requieren procedimientos largos o cirugías, pacientes hipertensos y en pacientes en que no se justifica el riesgo de anestesia general

Clínica BIRBE está preparada para realizar las sedaciones que precise el paciente, disponemos de un gran equipo de anestesistas y de  un quirófano homologado.

Si sufres de odontofobia no dudes en contactar con nosotros, te ayudaremos en lo que necesites, tu salud nos preocupa y estamos seguro que te sentirás cómodo con nuestro equipo y con nuestras instalaciones. Llámanos.

¡Síguenos en Instagram para recibir más consejos!

 

How useful was this post?

¡Danos tu valoración haciendo click en las estrellas!

Average rating / 5. Vote count: