Diversos estudios corroboran que una salud dental deficiente puede afectar negativamente en el rendimiento deportivo. Enfermedades como la periodontitis, de la que ya hemos hablado en otras entradas del blog, causan inflamación, tanto en las encías como en otras zonas del cuerpo, lo que genera un estado inflamatorio general que puede derivar en complicaciones cardiovasculares, respiratorias o incluso diabetes. Por lo tanto si este cuadro se da en una persona que realiza deporte, su rendimiento se va a ver mermado.

En los deportistas la presencia de patologías bucodentales puede provocar fatiga muscular y contracturas, impidiendo también una correcta recuperación muscular.

Además de las infecciones, el bruxismo también puede causar problemas, ya que se ha visto que hasta un 30% de los dolores de espalda y cuello son provocados por esta patología. El bruxismo puede producirse por el estrés al que están sometidos los deportistas, y obliga a trabajar más a los músculos bucales, relacionados con músculos de la cabeza y el cuello.

Otra de las causas que pueden provocar una disminución del rendimiento deportivo, es la maloclusión, ya que favorece retención de placa bacteriana, y ésta a su vez favorece la formación de caries e inflamación de las encías.

Por otro lado la práctica deportiva previene patologías a nivel general, y por lo tanto también a nivel oral. Al final es un efecto simbiótico. La práctica deportiva mejora nuestra salud dental, y nuestra salud dental mejora nuestro rendimiento deportivo.

Por todo ello, cada vez más, tanto en deportistas amateurs, pero sobre todo en deportistas profesionales, se tiene que cuidar muy mucho la salud bucodental. En los equipos deportivos de élite se tiene muy en cuenta, y los deportistas tienen la obligación de realizarse inspecciones bucodentales de forma periódica.

Si quieres tener una buena salud bucodental, no dudes en visitar la Clínica Birbe, en Barcelona. Somos especialistas en cirugía maxilofacial e implantología dental.