Ya os lo comentábamos en artículos anteriores, y es que la rinoplastia es una de las cirugías de estética facial más demandadas de los últimos años y de las cuales somos especialistas en la Clínica Birbe.

Las nuevas técnicas para realizar osteotomías o fracturas de hueso durante este tipo de intervenciones están haciendo que este proceso sea cada vez más seguro y mucho más satisfactorio para los pacientes puesto que los resultados y las cicatrices son mínimas. Lo más novedoso ocurrido en el sector podemos decir que es la osteotomía externa abierta de la cual se habló en la reunión científica más prestigiosa del sector de la cirugía reparadora como un tipo de procedimiento con visión directo de todos los huesos nasales capaz de proporcionar un control más exacto y preciso de todos los movimientos. Además, se reduce la probabilidad de que haya líneas incontroladas de fractura y por lo tanto unas cicatrices mínimas.

Es por lo tanto una técnica que ha supuesto un antes y un después en la cirugía de la nariz y que está logrando que cada vez más pacientes se sometan a este tipo de intervención al ver que el procedimiento es aún más seguro y sencillo para los cirujanos maxilofaciales.

Lo cierto es que la nariz es uno de los aspectos estéticas más importantes de nuestra cara por lo que muchos de los pacientes que nos visitan es porque tienen una nariz prominente, estrecha, torcida, con problemas respiratorios, etc. Con la rinoplastia nuestro objetivo es además de mejorar toda la estética de esta zona que influye a nuestro aspecto facial también es el de resolver cualquier problema funcional y conseguir las preferencias personales de cada paciente.

Hasta el momento la satisfacción en los pacientes es máxima ya que cuentan con unas funciones de respiración correctas y una mejor estética facial acorde a lo que esperaban antes de la cirugía que en muchas ocasiones se sobrepasa incluso a sus expectativas.

Cada intervención es un reto y es necesario que nuestro equipo previamente pueda valorar las técnicas que utilizará y establecer los pasos de la cirugía. Nuestra experiencia nos avala por lo que si estás pensando en someterte a una rinoplastia correctora, no dudes en consultar con nuestro equipo de profesionales médicos.

Para quedarte más tranquilo/a, ten en cuenta que la cirugía la realizamos siempre en quirófano bajo anestesia general o anestesia local más sedación. Su duración suele oscilar entre 1 y 2 horas y el procedimiento suele ser similar, es decir, una incisión para separar la piel del hueso y el cartílago, se remodela mediante una pequeña incisión por dentro de las fosas nasales a unos milímetros del borde de los orificios. También y dependiendo de cada paciente, se puede realizar mediante un corte en la parte que separa los orificios nasales porque cicatriza muy bien y pasadas las semanas es prácticamente imperceptible.

El postoperaorio consiste en llevar una férula de plástico y un taponamiento durante unos 4 días aproximadamente y el paciente suele experimentar algo de inflamación que va desapareciendo con el paso de los días. Durante la primera semana será imprescindible llevar el protector que mantiene inmóvil la estructura de la nariz y someterse a sesiones de drenaje linfático para mejorar la recuperación.

El tiempo que se tarda en volver a llevar una vida normal es de una semana por lo que la rinoplastia cada vez es un tratamiento más sencillo con resultados espectaculares.

How useful was this post?

¡Danos tu valoración haciendo click en las estrellas!

Average rating / 5. Vote count: