En los países occidentales la rinoplastia se ha situado como una de las cirugías estéticas más demandadas de los últimos años. Los motivos de los pacientes son muy diversos: desde opciones estéticas o incluso patologías como la sinusitis.

Sea cual sea el motivo, es bueno conocer algunos aspectos antes de someternos a este tipo de intervenciones y desde la Clínica Birbe, expertos en cirugía maxilofacial somos especialistas en ello os contamos todo.

El primer paso es buscar opiniones de pacientes y varios expertos puesto que estamos ante una cirugía muy popular pero no podemos olvidar que al final es un cambio importante en la forma de la nariz y por lo tanto en la zona del rostro además de que en algunos casos en la misma operación hay que soluccionar algunos tipos de afecciones en las vías respiratorias por lo que el profesional debe estar altamente cualificado y debe tener una amplia experiencia en la realización de rinoplastias.

En segundo lugar, hay que identificar el problema real de la nariz, es decir, si es estético o funcional y realizar un  diagnóstico y evaluación junto con el paciente sobre los problemas a resolver y alternativas para que la intervención sea un éxito.

No debemos perder nunca de vista el objetivo de que la nariz debe cumplir siempre son su funcionalidad puesto que es habitual encontrarnos con pacientes que se centrarn en el aspecto estético cuando esta parte es más importante que el resultados final del rostro. Este elemento es por el que respiramos, segregamos mucosas para prevenir infecciones en nuestro organismo y tiene un papel fundamental en el funcionamiento de la circulación.

El cirujano en colaboración con personal de la clínica son los responsables de moldear, dar forma, profundida y modificar algunos ángulos de la nariz para conseguir finalmente un rostro en armonía aunque es fundamental la comunicación entre doctor y paciente para que él pueda conocer las expectativas y cuál es su concepto de belleza porque no podemos olvidar que al final estamos tratando con un término abstracto. Estamos ante una cirugía complicada puesto que hay que modificar todo el esqueleto óseo cartilaginoso de la nariz y conseguir que la piel se adapte a esta nueva forma y se obtenga la forma deseaada.

En cuanto a la cirugía en sí, ésta se realiza mediante algunas incisiones practicadas por la parte interior de la nariz para que no quede ninguna cicatriz visible y una vez que se ha tratado la zona se coloca una escayola sobre todo el tabique nasal que debe estar aproximadamente 6 días. Es normal la presencia de cardenales y la inflamación de la zona por loq ue el resultado definitivo no es inmediato, sino que podríamos decir que pasados unos 6 meses es cuando podemos apreciar el resultados final.

Así que si estás pensando en retocar tu nariz o solventar algunos problemas en ella, no dudes en consultar con nuestro equipo completo de profesionales maxilofaciales que cuentan con una amplísima experiencia en las cirugías de rinoplastias y con el testimonio de cientos de pacientes satisfechos.