Una información sobre la vinculación entre la actividad deportiva y la salud bucodental que Clínica Birbe desea que sea de tu interés.

 

La relación entre la salud bucodental y el deporte es estrecha,  decisiva y además pueden tener importantes consecuencias una con la otra. Por una parte la práctica deportiva regular suele ser parte de un estilo de vida saludable y por otra parte la salud bucodental puede influir en el rendimiento de los deportistas.

 

La salud bucodental es una parte relevante de la salud general ya que por ejemplo enfermedades periodontales afectan tanto las encías como el cuerpo, generando un estado inflamatorio que puede influir en el desarrollo de enfermedades como la diabetes, infarto de miocardio, trastornos respiratorios u otras enfermedades.

Según diferentes estudios, el hecho de practicar una actividad deportiva regular limita el riesgo de presentar factores inflamatorios que propician enfermedades como la periodontitis. Por tanto se consideraría que personas deportistas con un índice de masa corporal adecuado podrían tener menos riesgo de sufrir periodontitis.

 

La realización de un deporte supone esfuerzos y requerimientos físicos, y la cavidad oral como parte de nuestro organismo también influye en esta práctica. Esta es la razón por la cual los problemas de origen bucodental pueden causar inconvenientes a nivel deportivo. 

Los deportistas se encuentran a veces tensos, lo que hace que el bruxismo sea un problema muy frecuente entre ellos. Es el hábito involuntario de apretar o rechinar los dientes y se asocia a la sobrecarga funcional, pudiendo producir contracturas musculares, dolores de cabeza y cuello. Por tanto reducir el rendimiento.
Cuando la mandíbula está relajada se consigue un mayor aporte de oxígeno, menor liberación de hormonas relacionadas con el estrés y de ácido láctico, y esto aumenta la resistencia del deportista.

Por otra parte, se sugiere que los deportistas son más propensos a sufrir problemas como caries o enfermedades periodontales.
Esta tendencia podría ser debida a la dieta que siguen (azucaradas),  trastornos alimenticios y también el estrés que padecen y que puede reducir el flujo salival y por tanto contribuir al desarrollo de caries.

En cuanto a las enfermedades periodontales, resultan también ser frecuente entre los deportistas. Cuando se hace deporte, la sangre se mueve hacia los tejidos periféricos. Si existe una mala higiene bucal y hay un mayor números de bacterias en la placa bacteriana, durante la práctica deportiva la encía va a sangrar en las zonas de Gingivitis1contaminación e inflamación. La presencia del sangrado de encías es una alerta para acudir al dentista. Y esto puede facilitar el flujo de bacterias hacia el resto del organismo.
Estos efectos negativos pueden afectar a corto plazo con contracturas musculares, fatiga muscular; como a largo plazo con problemas más difícilmente tratables, costosos y más complejos.
A parte estos riesgos aumentados que sufren más los deportistas, existen otros problemas como la erosión dental, problemas oclusales. 

Existen ciertas relaciones aunque no sean absolutamente directas  e inequívocas:

  • Mala oclusión: defecto de equilibrio
  • Mala masticación: disminución del poder energético del deportista
  • Caries o dolor de muelas: impide o limita la práctica deportiva
  • Foco infeccioso: cronificación de lesiones deportivas
  • Foco infeccioso dental: sobrecarga muscular
  • Tensión mandibular: dolores en el cuello y espalda

Factores que aumentan los problemas orales en deportistas:

  • Factores nutricionales como puede ser el consumo frecuente de carbohidratos y bebidas energéticas muy ácidas.
  • Cambios psicológicos: que pueden provocar una disminución de la secreción salival y sequedad de boca
  • El aumento de la tensión y el estrés
  • Alteración de los mecanismos inmunológico y boca seca
  • Falta de medidas de prevención y pocos conocimientos sobre salud bucodental y frecuente hábitos nocivos

Recomendaciones
En general las enfermedades bucodentales son fáciles de prevenir con buenos hábitos de higiene bucodental y son por lo tanto más simples a  detectar y tratar. Además revisiones periódicas con evaluaciones de la salud bucodental son muy recomendadas.
Las enfermedades bucodentales son prevenibles gracias a intervenciones de bajo coste económico e impacto. Pero también se halla intervenciones que requieren cambios de hábitos y cumplimiento a largo plazo.

Estas recomendaciones permiten mejorar el bienestar y la salud, así como el rendimiento deportivo.

 

Ponte en nuestras manos y realizaremos un tratamiento realmente integral de tu boca y cara, con un diagnóstico personalizado y un plan de tratamiento a tu medida.