La extracción de piezas dentales se muy común, sobre todo si se tratan de las muelas del juicio, sin embargo, al final no dejamos de someternos a una cirugía maxilofacial mínimamente invasiva pero una cirugía que requiere de un tiempo de recuperación para todo el área afectada. Si os habéis sometido a este proceso, habréis notado cómo la zona está mucho más sensible durante los días posteriores por lo que la zona además queda expuesta a posibles complicaciones.

Si hablamos de las muelas del juicio, éstas suelen erupcionar en la edad adulta aunque algunos pacientes no las desarrollan nunca. El problema viene cuando después de tantos años, éstas empiezan a afectas al esqueleto maxilofacial afectando al espacio entre los dientes y provocando molestias. Es en este momento cuando solemos aplicar la exodoncia o lo que es lo mismo una extracción dental dado que su función es inexistente en nuestra boca, es más, lo único que hace es dificultar el correcto funcionamiento de nuestra boca en muchos casos.

Su origen es la descendencia de la evolución como especie y raza ya que hace alrededor de un millón de años, los humanos teníamos los maxilares muy desarrollados pero el ser humano de la actualidad no utiliza este tercer molar y por eso sale cuando ya se ha desarrollado el resto de nuestra dentición.retenido subóseo, trabado contra la raíz del 2º molar. Nunca dio síntomas; mientras está cubierto por hueso, no suele darlos. Nunca erupcionará. Hay que controlarlo, y saber que está ahí. En aquellos tiempo su función era la de triturar los alimentos crudos, cosa que hoy no hacemos. Además, existen una serie de obstáculos que perjudican su erupción en muchos casos como pueden ser la falta de espacio.

La recuperación es bastante llevadera aunque es muy importante seguir todas las recomendaciones sobre los cuidados para poder recuperarnos lo antes posibles. Entre ellas figuran por ejemplo:

  • Cuidar la higiene bucodental de toda la zona evitando siempre el cepillado directo sobre la zona afectada o una presión demasiado fuerte que puede hacer que la herida no cicatrice como debiera.
  • Aplicar frío en caso de dolor siempre desde la parte externa, es decir, desde la mejilla y en su caso, algunos antiinflamatorios recomendados por el médico especialista.
  • Adaptar la alimentación durante los primeros días con una dieta blanda evitando también los alimentos muy calientes o con partes muy pequeñas.

Todo esto hace que las infecciones tengan menos probabilidades de adentrarse en nuestra boca ya que éstas pueden llegar a ser bastante peligrosas retrasando también la cicatrización de la herida y provocando un problema grave en casos de pacientes que son fumadores.

Por supuesto, las revisiones son fundamentales como parte del tratamiento para hacer un seguimiento de cómo va progresando la zona.

En la Clínica Birbe tenemos un amplio equipo de expertos maxilofaciales con experiencia en este tipo de casos, por lo que no dudes en consultar con nosotros.