¿Porqué es tan importante comer bien tras una cirugía?

¿Qué podemos comer después de una intervención maxilofacial?

Qué podemos comer para tener una nutrición adecuada, en su sentido básico, se refiere a la ingesta de nutrientes, específicamente líquidos y alimentos necesarios para sobrevivir. Tras una cirugía, nuestras necesidades de nutrientes se incrementan con el fin de facilitar la curación. Pero en los pacientes sometidos a una intervención de cirugía oral y maxilofacial esta necesidad puede ser especialmente difícil por varias razones. Las incisiones quirúrgicas en la boca o alrededor y la inflamación postoperatoria puede hacer que sea más difícil masticar y tragar con normalidad. Además, dependiendo del tipo de procedimiento quirúrgico puede ser necesaria una dieta con alimentos de consistencia blanda o líquida. Estos factores, en combinación con el aumento de necesidades de nutrientes después de la cirugía, significa que puede ser difícil asegurar una buena alimentación del paciente después de la cirugía maxilofacial.

Nutrición quirúrgica

El nutriente más importante es el agua. En general, el adulto debe beber de promedio de seis a ocho vasos de agua al día.  Si bien esta cantidad puede ser mayor después de la cirugía o debido a una enfermedad, fiebre, etc. De promedio un adulto precisa ingerir alrededor de 2.000 calorías al día. Las necesidades de proteínas pueden incrementarse aún más después de la cirugía para ayudar a que la curación sea más rápida, por eso saber qué podemos comer es muy importante.

Cirugía oral

La cirugía oral, como la colocación de implantes, biopsias y procesos similares, no requiere un aumento significativo de nutrientes. Podemos recomendarte una dieta líquida o blanda durante un corto plazo de tiempo para que  te sientas más cómodo y así evitar posibles lesiones en el lugar de la cirugía. En ocasiones sugerimos que se eviten actividades que físicamente puedan alterar la coagulación y una correcta recuperación.

Cirugía ortognática y fracturas faciales

Antes, los pacientes sometidos a cirugía de fracturas de mandíbula tenían la mandíbula inmovilizada para facilitar la curación. Esto se realizaba mediante el uso de bandas elásticas de goma para mantener los dientes juntos.  Era el llamado bloqueo intermaxilar. Aunque esta técnica puede ser necesaria en algunos casos, especialmente en fracturas mandibulares, ahora usamos casi siempre microtornillos y miniplacas de fijación rígida para asegurar una curación precisa y predecible. Estos sistemas de fijación rígida son lo suficientemente pequeños para que apenas sean perceptibles por los pacientes y no es necesario retirarlos. Sin embargo debido a su pequeño tamaño no pueden resistir la fuerza de masticación hasta que ha pasado algún tiempo.

Inmediatamente después de la cirugía, la inflamación puede hacer que sea difícil consumir alimentos sólidos. Durante este periodo de tiempo que puede durar varios días, toda la alimentación será liquida.

La importancia de los líquidos

Dado que los líquidos siguen siendo los nutrientes más importantes, es necesario que el paciente ingiera de 6 a 8 vasos de líquido al día. También es un reto en esta fase conseguir satisfacer las necesidades calóricas. Hay muchos suplementos nutricionales disponibles en forma líquida que debido a su alta densidad calórica y al equilibrio de proteínas, calorías y vitaminas pueden ser de ayuda. Puede ser útil llevar un diario de la alimentación que registre tanto los líquidos como las calorías consumidas para asegurar que la alimentación es la adecuada.

Después de esta primera fase de dieta líquida es probable que se recomiende una dieta semi-sólida, es decir, basada en alimentos que no sea necesario morder o masticar. Aquí encontraremos muchos de los alimentos habituales para el paciente, tales como: huevos revueltos, pastas, pescados, etc. Esta dieta puede durar de tres a seis semanas tras la cirugía, aunque puede ser más larga, sobre todo para los pacientes sometidos a ATM o cirugía reconstructiva.

Fijación intermaxilar

Para aquellos pacientes que tras la cirugia lleven una fijación intermaxilar será necesaria una dieta líquida hasta que los maxilares queden libres. Las recomendaciones anteriores de dieta líquida son un buen punto de partida, sin embargo, después de la cicatrización inicial, será deseable una dieta más variada. Se pueden realizar mezclas de distintos alimentos diluidos para conseguir una consistencia adecuada, saber qué podemos comer. Como diluyente se puede utilizar zumo, leche, agua o caldo. Para evitar problemas de higiene conviene filtrar la mezcla resultante para eliminar partículas y fibra alimentaria. Los suplementos nutricionales serán de ayuda parar acabar de cubrir la necesidades nutricionales.

Si tienes alguna duda contacta con nosotros.

Ejemplo de dieta líquida

Una dieta de líquidos debe ser planeada de tal manera que debe ser rica en todos los nutrientes necesarios. El suministro del combustible esencial para el cuerpo a través de una combinación de líquidos saludables es lo que una idea dieta líquida se trata.

Puedes tomar zumos de fruta fresca o leche para el desayuno.

También puedes tomar sopa de pollo y sopa de carne para el almuerzo y la cena, junto con algunos zumos vegetales. En el medio, se puede beber limonada o los zumos de frutas con miel helados blandos o batidos de leche (¡utilice leche desnatada solamente!). Los helados pueden servir como postre. Puedes tomar mermeladas o yogures también.

Mientras estés en dieta líquida, ¡no te olvides de beber mucha agua todos los días! Las dietas líquidas no sólo promueven  la pérdida de peso, sino también la desintoxicación del cuerpo.

Recetas de dieta líquida ¿Qué podemos comer después de una intervención maxilofacial?

Sopa de col

Ingredientes:

  • 1 col pequeña picada o rallada.
  • Tomates verdes picados: 2 pequeños.
  • Pimientos negro: 2
  • Pimientos verdes (tallo y sin semillas): 2.
  • 2 cebollas picadas pequeñas.
  • 4 zanahorias cortadas en rodajas.
  • ½ taza de vinagre balsámico.
  • Hierbas frescas picadas de su elección.
  • 5 tallos de apio.
  • En rodajas ½ taza de frijoles. Puedes agregar verduras cortadas de tu elección.

Procedimiento: Saltear los tomates en una cacerola durante 5 minutos. Agregar las zanahorias picadas, las coles, las cebollas y los frijoles. Mantener la agitación. Añadir los ingredientes restantes a la sartén. Revuelva bien. Añadir 6 vasos de agua en ella y se deja hervir durante una hora. Agrega la sal durante la ebullición. Colar el caldo, y está listo para servir. Puedes hacer la sopa de repollo utilizando ingredientes diferentes cada vez, como ajo, albahaca, etc. El vinagre de manzana es un buen añadido, ya que ayuda a reducir el peso.

Tiempo de preparación: 15 minutos.

Tiempo de cocción: 1 hora.

Desarrolla tus propias recetas de sopa, utilizando diferentes combinaciones de verduras.

Alimentos líquidos para la cirugía de la mandíbula

Los ingredientes de los alimentos ricos en fibra de esta receta harán que sea fácil de digerir, mientras que con sus ingredientes nutritivos te asegurarás el suministro de las proteínas necesarias para una recuperación rápida después de la cirugía.

Frutas y leche con fibra

Ingredientes:

  • ½ manzana
  • ½ naranja
  • ¼ de taza de hojuelas de salvado
  • ¼ de taza de yogur natural
  • 2 cucharadas de germen de trigo.
  • También puede añadir otras frutas de su elección

Procedimiento: Introduce todos los ingredientes en una licuadora y mezclar. Vertir esta mezcla en un vaso y servir.  Recuerda, es una receta de dieta líquida y que está sirviendo a una persona que acaba de recuperarse de una cirugía de mandíbula.

Tiempo de preparación: 10 minutos.

Yogur con sabor a frutayogur fruta

Ingredientes:

  • 2 tazas de leche entera
  • 250 gramos de yogur de vainilla
  • 1 plátano maduro grande o 2 trozos medianos
  • 2 cucharadas soperas de azúcar
  • 1 taza de cubitos de hielo

Procedimiento: Cortar las frutas y añadir todos los ingredientes en una licuadora, excepto el hielo. Licuar la mezcla. A continuación, añadir un cubito de hielo por vez, lo mezclas hasta que quede suave, y está listo para servir.

Tiempo de preparación: 10 minutos

Alimentos líquidos para niños

Cuando los niños están enfermos o con dolor y se niegan a comer cualquier cosa que se haya cocinado, necesitas ayuda para conseguir que se alimenten. Esta es una receta que es rica en proteínas, carbohidratos, grasas y fibra. Una porción proporcionará toda la nutrición necesaria. También contiene vitaminas y minerales como hierro y calcio. Y sí, es deliciosa. ¡Así que a por ella!

Batido de frutas

Ingredientes:

  • Yogur de Vainilla: 2 tazas
  • Zumo de piña: 2 tazas
  • 2 plátanos
  • 1 taza de fresas casco
  • ¼ de taza de germen de trigo
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla

Procedimiento: Mezclar todos los ingredientes y batir hasta que quede suave.

Tiempo de preparación: 10 minutos

Sopa de pollo saludable

Ingredientes:

  • ½ pechuga de pollo
  • 1 papa de tamaño mediano
  • 1 taza de zanahoria picada
  • ½ taza de caldo de pollo.
  • Sal y pimienta

Procedimiento: Cocer la pechuga de pollo, patata y zanahoria por separado hasta que estén tiernos. Quitar los huesos de la pechuga de pollo. Añadir el caldo de pollo con estos ingredientes cocidos finamente y se mezclan en una licuadora. Ajustar la densidad con agua. Hervir durante 10 o 15 minutos. Añadir sal y pimienta al servir.

Tiempo de preparación: 15 minutos.

Tiempo de cocción: 30 minutos.

Las recetas de alimentos antes mencionados son fáciles de hacer, requieren poco tiempo de preparación y son muy nutritivas.

El elemento más esencial, necesario para la supervivencia de los seres vivos, es el agua. Recuerda que los líquidos en proporciones adecuadas son esenciales para el buen funcionamiento de nuestro cuerpo. El punto fuerte de la dieta líquida es que proporciona suficientes calorías, fibra y proteínas para que tengas la energía esencial y no sientas que te quedas con hambre y saber qué podemos comer en cada caso sin tener que preocuparnos demasiado.

Ejemplo de qué podemos comer en una dieta blanda

Dia 1
Comida Cena
Sopa con fideos
Tortilla francesa
Crema de verduras
Jamón cocido
Dia 2
Comida Cena
Arroz blanco
Pechuga de pollo a la plancha
Pescado blanco cocido con ensalada
Dia 3
Comida Cena
Puré de patatas
Merluza a la plancha
Crema de zanahorias
Jamón serrano
Dia 4
Comida Cena
Verdura: acelgas o judías verdes
Ternera a la plancha
Arroz con huevos escalfados
Dia 5
Comida Cena
Menestra de verduras
Lenguado
Mero a la plancha con patatas a lo pobre
Dia 6
Comida Cena
Crema de espárragos
Chuletas de cordero a la plancha
Ensalada de lechuga, tomates cherry y queso fresco
Dia 7
Comida Cena
Puré de legumbres
Pata de pollo
Huevo con ensalada de tomate y atún

 

¡Síguenos en Instagram para recibir consejos útiles!

How useful was this post?

¡Danos tu valoración haciendo click en las estrellas!

Average rating / 5. Vote count: