El dolor en la articulación es muy molesto, este dolor nos altera nuestras vidas, nuestro día a día. Como ya hemos hablado en blogs anteriores este tipo de dolencia es muy incómoda ya que nos puede afectar al habla y a nuestra alimentación. Cada día es mas habitual y la sufre mucha gente, el estrés que padecemos no nos ayuda y esta sobrecarga a parte de aparecer en tu espalda o cervicales también puede presentarse en tu ATM ( articulación temporomandibular).

Existen cirugías mínimamente invasivas de la ATM como la artrocentesis y artroscopia.

 

¿Qué es la artrocentesis?

Cuando pensamos en realizar una artrocentesis, ya hemos liquidado todos los cartuchos, es decir, tratamientos prolongados de fisioterapia craneal, medicación y llevar una placa de descarga.

Es una técnica que se puede realizar con anestesia local y sedación endovenosa. La anestesia local consiste en el bloqueo del nervio auriculo-temporal, que discurre paralelo al borde posterior de la rama ascendente de la mandíbula.

La artrocentesis es la aspiración y lavado del fluido del interior de la cavidad articular, el lavado es la parte fundamental del proceso.

Este lavado se realiza con un suero llamado Ringer Lactato con el fin de distender la articulación. Esta pequeña intervención se puede realizar bajo anestesia local, pero si eres una persona mas bien nerviosa puedes optar también por la sedación endovenosa.

Antes de realizarla el cirujano maxilofacial hará un estudio, no todos los pacientes son candidatos a este tipo de tratamiento. La prueba que se realiza es una resonancia magnética (RM), es una de las pruebas mas sensibles y específicas para estudiar el ATM ( articulación temporomandibular), ya que nos proporciona información de los tejidos blandos y del disco articular. Con un TAC (tomografía axial computarizada) solo veríamos el estado del hueso, y se necesita el tejido blando para diagnosticar.

Uno de los objetivos básicos de la artrocentesis es que mediante la irrigación intraarticular, se alcance una expansión hidráulica de la cápsula articular, de forma que se gane el volumen suficiente para lograr la reposición del menisco articular.

Además, el circuito de perfusión que se establece permite realizar un lavado intraarticular de las moléculas inflamatorias presentes en el líquido intraarticular y responsables de desarreglos internos articulares, como la sinovitis.

Una vez finalizado el procedimiento se puede irrigar la cápsula con medicamentos como triamcinolona, si los problemas inflamatorios eran los más importantes, o bien con analgésicos intraarticulares, si los problemas de dolor era la principal causa del problema.

 

¿Cuándo se debe realizar una artrocentesis?

 

¿Cuál es la diferencia de la artrocentesis y la artroscopia?

Los objetivos de la artroscopia son el de ganar acceso al interior de la articulación, mediante un sistema de trocares en triangulación y una óptica que permite visualizar el interior de la articulación.

Su objetivo terapéutico respecto a la artrocentesis es muy parecido. Quizás su ventaja es que permite suprimir adherencias intraarticulares y reposicionar el menisco mediante distintas técnicas de pexia del mismo. Sin embargo, la utilidad terapéutica de la reposición meniscal es controvertida, por lo que las ventajas de la artrocentesis sobre la artroscopia es evidente.

 

Si tienes dolor en la zona de la cara y de la mandíbula no esperes, Clínica Birbe te ofrece información y una visita personalizada, nuestro cirujano y director médico el Dr Joan Birbe es el especialista que llevará tu caso. Contacta con nosotros.