Hoy queremos hablar de una de las patologías en cuyo tratamiento somos especialistas en Clínica Birbe. Se trata de la hipoplasia maxilar o lo que es lo mismo, una falta de desarrollo de los huesos de la mandíbula superior. Esto da lugar a que el paciente tenga la mitad de la cara con aspecto hundido y que el maxilar inferior sobresalga bastante más de lo normal.

La cirugía es el tratamiento más eficaz y poder así abordar tanto el aspecto estético como el funcional, es más, se puede realizar desde pequeños para que la mandíbula pueda desarrollarse con normalidad.

A primera vista, estéticamente puede influir de forma importante en la vida diaria del paciente pero es que además puede causar problemas para comer por lo que antes se diagnostique y se trate, mejores resultados y mejor calidad de vida se obtendrá.

Su origen se asocia a la formación del labio leporino y el paladar hundido, por lo que la genética juega un papel fundamental en su desarrollo. También existe la posibilidad de qeu su formación se deba a una deficiente planificación de las extracciones dentales en la que los de la mandíbula superior no se pueden desarrollar provocando su hundimiento con el paso del tiempo. De ahí la importancia siempre de escoger sólo a los mejores profesionales de tal forma que realicen un diagnóstico certero y preciso y en la que el profesional maxilofacial pueda identificar otros problemas como éste.

En la Clínica realizamos un diagnóstico tanto clínico como radiológico para valorar si el problema transversal produce la mordida cruzada, uni o vilateral, funcional, dental, esquelética o incluso una combinación de éstas. En el caso de las mordidas cruzadas esqueléticas hay que averiguar si se trata de un problema de maxilar estrecho y mandíbula normal, maxilar normal y mandíbula ancha, o bien, maxilar estrecho y mandíbula ancha y en función de ello poder establecer la mejor solución posible adaptada a cada caso.

Respecto a su tratamiento, nosotros recomendamos siempre la cirugía reconstructiva que se debe planificar en función del grado del desarrollo y la configuración de todos los huesos de la cara y los músculos colindantes para que, mediante una serie de injertos óseos devolvamos la forma correcta a la mandíbula.

En nuestras instalaciones contamos no sólo con últimas instalaciones y técnicas, sino con uno de los mejores profesionales a nivel nacional e internacional especializado en cirugía maxilofacial que ha atendido cientos de casos como éste de diversas complejidades y en las que ha conseguido resultados muy exitosos mejorando el aspecto facial de cada paciente y corregirle todas las complicaciones derivadas de sufrir hipoplasia.