La sonrisa gingival es una de las patologías menos estéticas que requiere del asesoramiento y tratamiento por parte de un especialista en cirugía maxilofacial. Pero ¿cuáles son las principales causas que la provocan?

Uno de estos factores puede ser la erupción anormal de las piezas dentales dando lugar a proporciones diferentes entre las piezas dentales quedando por lo tanto unos dientes más cortos de lo normal, por lo tanto, una sonrisa gingival.

Por otro lado, el músculo que controla el movimiento del labio superior puede realizar más fuerza de lo normal y por lo tanto exponer aún más la encía al sonreir. Lo mismo sucede cuando hay un sobrecrecimiento de la encía o alguna inflamación asociada por falta de higiene bucal.

En otras ocasiones esta patología es hereditario o también producido por el desgaste excesivo de los dientes.

No obstante, cada sonrisa gingival es distinta y hay buscar su origen para poder establecer el tratamiento más adecuado. Dentro de esta categoría podemos diferenciar tres niveles de gravedad: el leve cuando al sonreír el paciente muestra de 2 a 4 mm de encía, el moderado cuando se muestran de 4 a 6 mm y la severa cuando se muestran más de 6 que se requiere de cirugía ortognática para corregirlo.

La solución siempre dependerá de cada tipo de caso y paciente, por lo que unas veces con un tratamiento de ortodoncia se puede tratar mientras que en otros casos habrá que realizar una intervención quirúrgica. En cualquiera de los casos, te recomendamos que confíes en el Dr. Birbe y su equipo de profesionales especializados.