Una información sobre el “rechazo” de los implantes que Clínica Birbe desea que sea de tu interés.

El fracaso de la osteointegración, que es la denominación científica de lo que vulgarmente se denomina “rechazo”, es una posibilidad poco frecuente pero existente, se presenta en el 3-5% de los implantes instalados. Representa aproximadamente 1 de casa 20 implantes colocados.

Implante-dental

El fracaso de la osteointegración quiere decir que el hueso no ha sido capaz de pegarse al titanio del implante, por lo cual éste se afloja y es expulsado o retirado por el cirujano. Generalmente este fenómeno aparece durante el intervalo de espera entre las dos intervenciones o se encuentra al afectar la segunda intervención. No es un proceso doloroso; a lo sumo puede dar lugar a una pequeña fístula.

 

No conocemos las causas que lo desencadenan, pero existen algunos factores que parecen favorecer su aparición: pacientes fumadores, pacientes con enfermedades generales graves (problemas respiratorios, hipertensión, arterioesclerosis, diabetes, etc.), mala higiene, infecciones de la encía o de dientes vecinos, huesos de gran dureza, exceso de uso de la prótesis provisional. No obstante, a veces se presenta sin ningún factor de riesgo de los citados.

 

Cuando se presenta un fracaso de la osteointegración o “rechazo” el cirujano retirará el implante, limpiará el hueso y la encía. A las pocas semanas el hueso y la encía han cicatrizado y se puede colocar otro implante en el mismo lugar. La reinstalación de otro implante en el mismo lugar raramente se complica con un nuevo fracaso. El principal inconveniente es que el tiempo de tratamiento se va a alargar considerablemente.

Contacta con nosotros para resolver todas tus dudas sobre el tema.