Las prótesis implanto-soportadas son un tratamiento en el que anclamos mediante cemento o tornillos en los implantes una estructura protética para recuperar la total funcionalidad y la estética de los dientes.

En la Clínica Birbe somos especialistas en este tipo de procedimientos, sin embargo, existen algunas consideraciones previas a tener en cuenta como por ejemplo la cantidad y la calidad de hueso existente en el paciente y la proximidad de estructuras anatómicas que podrían resultar dañadas por la colocación de implantes. Y es que uno de los problemas más frecuentes es que la falta de hueso puede situar a los dientes alejados de la encía teniendo así que reproducir de forma artificial esa parte de tejido.

Una vez que se coloca la prótesis implanto-soportada es frecuente que el paciente experimente alguna sensación de presión que va remitiendo con los días, también alguna dificultad para pronunciar algunos sonidos aunque en poco tiempo se va corrigiendo, sensación de tener un cuerpo extraño en la boca que también necesita tiempo hasta que todos los tejidos se adapten a la nueva situación, un ligero aumento de la cantidad de saliva y quizás un cambio en la apariencia y expresión que también es cuestión de acotumbrarse.

 Ahora bien, ¿qué cuidados se deben tener cuando llevamos una prótesis implantosoportada? Este punto es de vital importancia si queremos que el tratamiento sea todo un éxisto, por lo que no sólo deben colaborar los especialistas, sino también el paciente en su día a día.
Las normas de higiene en estos casos deben seguirse minuciosamente así como las recomendaciones del cirujano como que por ejemplo no se comiencen las primeras semanas masticando alimentos excesivamente duros ya que no se tratan de dientes naturales con los que podamos controlar toda la fuerza masticatoria.
Por otro lado, la prótesis necesita ser limpiada con cepillos dentales convencionales al igual que el resto de dientes de la boca, así como las partes colindantes de mejillas, labios y lados interiores. La seda dental es un gran aliado con el que podemos extraer cualquier resto de comida en los lugares más difíciles. Por último, se recomienda utilizar dentífricos sin flúor para que no dañe la cerámica.
Para el cuidado de los pilares, se debe limpiar con cepillos interproximales, sobre todo, la zona que linda con la encía que es donde más bacterias se acumulan. Los irrigadores dentales también son perfectos para eliminar los restos alimenticios situados en las zonas más difíciles y por último el uso de colutorios vendrá muy bien para evitar la inflamación de las encías.
Al mismo tiempo, el equipo de especialistas proporciona un programa de citas de revisión para comprobar el correcto funcionamiento de la prótesis y de todos los tejidos bucales.
Si no se siguen estas recomendaciones, puede ser habitual que se inflamen las encías colindantes a los implantes, que se afloje la prótesis o que incluso se produzca la fractura de dientes o de la propia prótesis. En este sentido y teniendo en cuenta lo anteriormente mencionado sobre las molestias comunes durante las primeras semanas, si éstas se produjeran tiempo después se deberá consultar directamente con el experto.

How useful was this post?

¡Danos tu valoración haciendo click en las estrellas!

Average rating / 5. Vote count: