Uno de los síndromes más frecuentes en personas de avanzada edad avanzada es el de la sequedad bucal en la que el paciente no genera suficiente saliva y le provoca así dificultad para hablar o masticar además de un fuerte olor. Para aliviar sus síntomas, en Clínica Birbe recomendamos beber mucha agua, evitar bebidas carbonatadas, masticar chicle sin azúcar o chupar caramelos sin azúcar que fomenten el flujo salival, evitar el consumo de bebidas con cafeína, no fumar ni beber alcohol, utilizar enjuague bucal y hacerse con un humidificador que regenere el ambiente, sobre todo por las noches.

La mayoría de los pacientes con este problema coinciden con que tienen la boca seca, pegajosa, con quemazón y llagas. Por suerte, en la actualidad existen productos específicos para tratar este problema, por lo que te recomendamos que nos visites para que además se pueda establecer una relación entre este problema y alguna otra enfermedad que provoca este síntoma como puede ser la diabetes, la ingesta de determinados medicamentos, el síndrome de Sjögren, la depresión, el SIDA, la hipertensión arterial, la cirrosis alcohólica, el Alzheimer, la enfermedad de Addison, la deshidratación o la artritis.

Es probable que muchos de vosotros hayáis experimentado esa sensación en alguna ocasión, sobre todo cuando hacemos una presentación oral, tenemos un encuentro importante, una entrevista de trabajo… sin embargo, cuando esta sequedad se produce de forma permanente ya podemos hablar de xerostomía. Recordemos que la saliva es uno de los componentes esenciales de la cavida oral porque neutraliza los ácidos que atacan al esmalte, ayuda a eliminar bacterias y ayudar a digerir los alimentos