De todas las alteraciones de la boca, posiblemente, el paladar estrecho u ojival sea la alteración más común en los niños. En la Clínica Birbe vemos casos muy a menudo y es importante diagnosticarlo a tiempo para prevenir problemas más graves en el futuro cuando se puede resolver con un buen tratamiento de ortodoncia. Por norma general, este tipo de pacientes presenta problemas y molestias al masticar, tienen falta de espacio entre los dientes por lo que suelen estar mal alineados y también pueden presentar dificultad al respirar por la boca.

En el caso de pacientes que sean niños, se suele utilizar un aparato extensor que amplia la forma del paladar y así normaliza el desarrollo de los huesos y los dientes mejorando todas las funciones bucales, respiratorias y de masticación así como un buen resultado estético.Sin embargo, no siempre es posible porque cuando es diagnosticado el paciente ya no se encuentra en esta etapa.

En estos casos, el experto maxilofacial debe realizar un diagnóstico clínico y radiológico para comprobar dónde se encuentra el problema, ya que puede ser en el plano del espacio sagital, vertical o transversal e incluso combinados entre ambos. Los más comunes son las discrepancias transversales del maxilar asociada a la hipoplasia mandibular o hipoplasia maxilar (mordida abierta) producidos por problemas congénitos o malos hábitos en la succión o deglución.

Por ello es importante que el especialista comprueba si se trata de un problema de maxilar estrecho y mandíbula normal, maxilar normal y mandíbula ancha o maxilar estrecho y mandíbula ancha, para saber qué tratamiento o procedimiento llevar en cada caso. Sin embargo, el tema que hoy nos ocupa es el paladar estrecho que se refiere al maxilar superior derecho en el que la anchura de esta arcada no se corresponde con la inferior. Este hecho suele provocar una mordida abierta en el paciente, o lo que es lo mismo, que los dientes posteriores superiores queden por dentro de los inferiores formando una V y dañando también estéticamente la apariencia del paciente.

En la Clínica Birbe, proporcionamos una solución muy sencilla denominada surgically assisted rapid palatal expansion” en la que sólo se debilitan los pilares laterales del maxilar superior, se coloca un aparato expansor fijo formando parte de un tratamiento combinado en el que se seda al paciente con anestesia local, por lo que no se requiere ingreso hospitalario.

En el caso de que este problema vaya acompañado de algún otro tipo de alteración esquelética, se resuelven de forma independiente o en el mismo acto quirúrgico, por lo que si es tu caso, no dudes en venir a consultar con nuestro equipo de expertos maxilofaciales con una amplia experiencia en este tipo de tratamientos.

 Cada caso es único, por eso nuestro objetivo es proporcionar siempre los mejores resultados en función de cada paciente. Y es que gracias a nuestros expertos, su experiencia, conocimientos, técnicas e instalaciones de vanguardia, es posible cambiar vidas.