Cuando ambas cirugías se utilizan, se busca el objetivo de colocar los huesos en la posición adecuada a la vez que se mejora la estética facial. Y es que la cirugía ortognática es una subespecialidad derivada de la cirugía maxilofacial que trata de corregir aquellas malformaciones de maxilares.

Dichas deformidades aparecen cuando uno o varios huesos no se corresponden en tamaño, forma o posición provocando asimetría facial que afectan a la funcionalidad y estética del paciente e influyendo sobre su autoestima y sus relaciones personales con los demás.

En la Clínica Birbe somos expertos en cirugía ortognática, por lo que el testimonio de cientos de pacientes avalan la profesionalidad de todo nuestro equipo médico que actúa sobre cualquier problema esquelético que le impide tener una correcta función masticatoria o disfunción facial. Para ello, colocamos los huesos en su posición correcta y tras ello se realiza un tratamiento de ortodoncia que termine completando el proceso.

Mediante esta cirugía, se mueven los dientes y los maxilares a una posición más equilibrada por lo que mejora la calidad de vida del paciente, tanto por el nuevo aspecto facial más simétrico, como por la función respiratoria y el habla. Los resultados de este tipo de tratamientos combinados suele ser muy positivos por lo que no dudes en consultarnos. No obstante, tal y como cualquier cirugía, ésta también tiene algunas consecuencias como puede ser la inflamación, el entumecimiento de la zona tratado o incluso una infección. Para ello, en nuestras instalaciones contamos con aparatología de última tecnología y un equipo médico altamente cualificado y experimentado en la realización de estos tratamientos.