Hoy queremos dar un poco más de luz a la patología de la neuralgia del trigémino, una enfermedad que hemos atendido bajo las directrices del Doctor Birbe. Para comenzar, situaremos este nervio que se encuentra en el cráneo junto con otros 12 pares más y es el encargado de conducir al cerebro sensaciones en la parte superior, media e inferior de la cara y la cavidad oral.

Los pacientes suelen sufrir dolores intensos parecidos en ocasiones al de una descarga eléctrica que dura unos segundos pero que se repite con bastante frecuencia y suele ser en el odontólogo donde se diagnostica porque suele afectar a los dientes del maxilar superior o inferior.

Su causa puede producirse de forma natural, o bien, al hablar o comer siendo el público mayoritario de esta enfermedad las mujeres de entre 50 y 60 años de edad.

Para su tratamiento se utiliza la cabamazepina, un antiepiléptico que mide su nivel en sangre y que ajusta la dosis a cada paciente. No obstante, existen una serie de efectos secundarios comunes como la disminución de los leucocitos en sangre, las reacciones cutáneas, mareos e inestabilidad. También existe la alternativa de la operación quirúrgica en la que se procede a la descompresión microvascular de la raíz del trigémino a nivel del ángulo pontocerebeloso para lo cual es necesario realizar una craniectomía retromastoidea suboccipital de apertura dural mientras que separamos el hemisferio cerebeloso. Esta opción se recomienda a personas en buen estado de salud, menores de 65 años y sin factores de riesgo que puedan dificultar la intervención. En el caso de personas mayores de esa edad, en la Clínica Birbe optamos por procedimientos percutáneos que alcancen el ganglio de Gasser y destruir así de forma parcial al fibras del nervio trigémino.