A pesar de que la implantología dental es un procedimiento quirúrgico muy seguro, son muchos los pacientes que todavía se muestran inseguro frente a esta intervención porque creen que tendrán dolores y un proceso de adaptación largo.

Pues bien, hoy en el blog de la Clínica Birbe os contamos cómo se realiza para que no tengáis la más mínimo duda sobre este procedimiento que está totalmente protocolizado.

Para ello, utilizamos anestesia local de la cual se puede derivar alguna molestia por sus efectos o algún leve hinchazón pero sin presentarse ningún problema más allá. No obstante, cada procedimiento debe hacerse de forma individual contanto con las necesidades específicas que necesita cada uno de ellos, para lo cual se reliza un esutdio previo y planificación de todo el procedimiento y se informa al paciente.

En este sentido y dependiendo de la causa de la pérdida del diente, se debe elegir el momentos más adecuado para la colocación del implante ya que puede existir infección, alteraciones en la cantidad del hueso, etc. En estas situaciones, cuando el caso lo requiere por necesidades estéticas o funcionales, se puede confeccionar una prótesis provisional, fija o removible que le permita sobrellevar el tiempo de espera de forma confortable.

Una vez colocado el implante definitivo, éste se fija al hueso y se adapta en el 90% de los casos, sin ningún tipo de molestia, siendo incluso como si de una pieza dental natural se tratase. La experiencia de miles de pacientes lo avalan, por lo que no dudes en consultar con nuestros profesionales en implantología dental de la Clínica Birbe sobre este procedimiento.