El mentón es una parte fundamental en los rasgos faciales. El paciente masculino a menudo sufre alteraciones en el mentón por exceso o por defecto, que generan una alteración evidente en la armonía facial.

Por otra parte la mentoplastia femenina y la masculina, deben planificarse de forma distinta, puesto que varones y mujeres tienen características propias y singulares en la zona del mentón. 

El mentón habitualmente se caracteriza por un mentón bien definido y proyectado, que va perfilándose a medida que vamos desde los ángulos mandibulares a la zona mental.

La proyección del mentón en el hombre suele ser más pronunciada que la de la mujer. Verticalmente también es algo mayor que en el caso de la mujer. Debemos tener en cuenta el resto de proporciones faciales en tercios verticales, en anchura facial ( Indice Facial) así como la proyección del resto de estructuras faciales como la nariz, labios y pómulos.

Un mentón bien proyectado y adecuado puede no encajar en un rostro facial con poca proyección nasal y de pómulos. Al contrario, un mentón pequeño, junto con una nariz y pómulos bien proyectados, llama la atención y rompe la armonía facial.

Por lo tanto, al planificar una mentoplastia en el varón, tanto de aumento como de reducción o definición, deberemos, por una parte planificar la forma del mentón adecuada para el paciente, en relación además con la proyección del resto de estucturas faciales como pómulo, nariz y labios.

Es la falta de concordancia entre la proyección de las distintas estructuras faciales lo que llama la atención y rompe la armonía y estética facial.

La mentoplastia en sí la realizamos en Clínica Birbe  de forma ambulatoria con anestesia local y sedación endovenosa, de forma aislada, o bien en el conjunto de otras cirugías faciales como una cirugía ortognática, rinoplastia o lifting facial.

Si quieres una valoración personalizada, no dudes en contactar con nosotros!