La mentoplastia es una pequeña intervención que se realiza a través de una pequeña incisión por dentro de la boca, a nivel del labio inferior.

Se realiza con anestesia local y sedación endovenosa, de forma ambulatoria y el paciente regresa a su domicilio tras la intervención.

Como la zona anterior de la mandíbula o mentón tiene gran impacto en la forma del labio inferior, surco labiomental y proyección del mentón, esta intervención es de particular interés cuando queramos alterar estas estructuras.

Planificamos la mentoplastia tras un estudio fotográfico y una simulación del perfil facial obtenida por la mentoplastia por ordenador.

Si el problema está localizado en la zona anterior de la mandíbula, es decir el mentón, una simple mentoplastia puede proporcionarnos cambios muy atractivos de una forma muy sencilla.

La mentoplastia más habitual consiste en realizar una mini osteotomía en la zona del mentón a movilizar. En el caso que nos ocupa, de una mentoplastia de reducción, el movimiento del mentón será de retroceso. Pero siempre vigilando no crear un retroceso tal que conlleve la creación de tejido redundante submental o “papada”. Una vez movilizado el mentón a la posición deseada para obtener el cambio facial deseado, lo fijamos con microtornillos de titanio, suturamos la incisión y listos.

La recuperación es muy rápida y cómoda. Suele consistir en un ligero edema las primeras 72 h, fácilmente controlable con antiinflamatorios.

No hace falta hacer grandes cambios en la dieta ni en la vida diaria. Sí recomendamos realizar actividades que puedan suponer recibir un golpe en el mentón las priemeras 4 semanas.

Si quieres una valoración personalizada de tu caso, no lo dudes: llámanos!