Dr. Birbe ha sido entrevistado por el diario Marca, el primer diario español en audiencia, en relación a la reciente recaída de Tito Vilanova, el entrenador del FCB, en el tumor de parótida que sufrió hace aproximadamente un año. A continuación citamos su reseña en el diario:

Birbe-Diario-Marca

La glándula parótida es una de las glándulas que fabrica saliva. En ocasiones, se desarrollan tumores en ella, y representan alrededor del 6% de todos los tumores de la zonamaxilofacial, cabeza y cuello.

Los tumores más frecuentes en la parótida son benignos, siendo el adenoma pleomorfo el causante del 60% de ellos. Dentro de los tumores malignos de parótida, el más frecuente es el carcinoma mucoepidermoide. Este carcinoma tiene dos variantes, una relativamente poco agresiva (carcinoma mucoepidermoide de bajo grado) y otra con un comportamiento más agresivo (carcinoma epidermoide de alto grado).

La forma menos dañina suele curarse con la extirpación quirúrgica de la parótida e inspección y extirpación en caso de afectación, de los ganglios linfáticos del cuello.

La otra forma más agresiva, el carcinoma mucoepidermoide de alto grado, se trata con cirugía consistente en la extirpación de la glándula parótida, así como de los ganglios cervicales del cuello, que es donde suele diseminarse en primera instancia este tumor cuando progresa. Es importante resaltar que es una cirugía muy delicada, puesto que por el interior de la parótida discurre el nervio facial, encargado de mover los músculos de cara, labios y párpados. Si el tumor afecta el nervio, y el cirujano maxilofacial debe sacrificarlo, el paciente tendrá una parálisis facial. No obstante, hoy en día, con técnicas de electroestimulación intraoperatorias, podemos preservar el nervio facial a menudo.

En la forma más agresiva de carcinoma mucoepidermoide, es necesario hacer después de la cirugía un tratamiento complementario de quimioterapia y/o radioterapia. De esta forma, maximizamos las posibilidades de curación de este tumor, que en las mejores series supera el 60% a los 5 años.

Si existe una recidiva (reaparición) del tumor, esta suele ser durante los dos primeros años de la intervención. Lo más frecuente es que sea en un ganglio linfático regional, y más raramente puede metastizar, es decir, colonizar órganos distantes al tumor original: pulmones, hígado e incluso cerebro.

En caso de existir una recidiva en un ganglio linfático, el tratamiento suele ser combinado de cirugía para extirparlo, y quimioterapia y/o radioterapia posterior.

A pesar de que la existencia de una recidiva del tumor entorpece el pronóstico, el tumor sigue siendo curable.

 

Desde Clínica Birbe enviamos todos nuestros ánimos y fuerza a Tito Vilanova en la intervención que tendrá lugar durante esta mañana y en su posterior tratamiento.

En el siguiente enlace la noticia completa publicada hoy día 20/12/2012 en el diario Marca:

Los tumores de parótida se curan