Acciones tan cotidianas como la de hablar o comer son consecuencia directa del buen funcionamiento de la articulación temporomandibular, pero ¿qué sucede cuando existen problemas en ella, (ya sean en el propio hueso, en el cartílago, en los músculos o piezas dentales)? Lo más importante en estos casos es realizar un diagnóstico precoz para que el tratamiento interpuesto por los especialistas en cirugía maxilofacial sea lo más rápido y lo menos agresivo posible.

Entre los síntomas más frecuentes encontramos dolor de cabeza, de oído, dolores musculares o dificultad para abrir la pboca incluso. Normalmente se presentan de forma puntual aunque en momentos de mayor estrés, se suelen acentuar.

Sin embargo, uno de los grandes problemas que encontramos es que estos pacientes son tratados por otros especialistas como por ejemplo neurólogos u otorrinolaringólogos sin encontrar problemas en sus exploraciones dado que esto pertenece al sector de la cirugía maxilofacial. Por ello en Clínica Birbe contamos con un equipo especializado cuyo objetivo es diagnosticar lo antes posibles patologías como alteraciones temporomandibulares con el fin de establecer el tratamiento más adecuado lo antes posible. Para ello, se suele proceder a las férulas de descarga que se van ajustando de forma progresiva, a la fisioterapia con el fin de reeducar funcionalmente el origen de este problema, las infiltraciones de ácido hialurónico que alivia los síntomas, la cirugía artroscópica que permite corregir estos problemas intrarticulares, la cirugía ortognática para lograr el encaje perfecto de los dientos superiores con los inferiores o los recambios articulares con prótesis de ATM.