Los odontólogos podemos parecer incluso pesados con el hecho de ir recomendado siempre lo importante que es lavarse los dientes y poder así adquirirlo como un hábito diario. Sin embargo, ¿cuáles son los mejores momentos para hacerlo?

Normalmente escuchamos que son 3 veces al día, cuando nos despertamos, después de comer y antes de ir a dormir, pues bien, una de las rutinas que más se suele saltar es la última y es la más importante. Cuando dormimos nos hacemos más vulnerables a la proliferación de bacterias porque generamos menos saliva y movemos menos la lengual, las mejillas y los labios por lo que es uno de los momentos en los que las caries se pueden apoderar de una de nuestras piezas dentales.

De esta forma, desde Clínica Birbe recomendamos el cepillado nocturno como el más importante porque nuestros dientes estarán muchas horas sin protección.

En la clínica nos encontramos muy a menudo a pacientes que padecen gingivitis o periodontitis y aseguran no realizar este último cepillado. Tener en cuenta que sustancias como la maltosa, la fructosa, la clucosa, el almidón o la ribulosa permiten adentrarse en cada una de las piezas dentales y atacar.

De la misma forma que el problema del mal aliento también se ve acentuado en aquellas personas que no se cepillan los dientes antes de irse a dormir porque al final lo que ocurre es que los restos de alimentos que quedan en nuestra boca se van descomponiendo en la misma sin darnos cuenta pero generando un fuerte olor.

Si nos adentramos un poco más en este momento, nos aseguramos a decir que el momento más idóneo de todos es justo después de cenar y unas dos horas después ya irnos a dormir para que así de tiempo al fluoruro contenido en la pasta de dientes a actuar y fortalecer las piezas dentales. Sin embargo, si hemos ingerido productos ácidos lo ideal sería cepillarnos los dientes una hora y media después para dejar que el pH de nuestra boca vuelva a los niveles normales. En el caso de que nos los laváramos inmediatamente podríamos producir un desgaste o ablandamiento de los dientes.

¿Y qué podemos hacer si se nos olvida? Siempre que sea algo puntual no pasa nada, el problema es que muchos pacientes lo toman como costumbre no cepillándose nunca los dientes por la noche por lo que ocurre es que el pH de la boca desciende, se acumula más placa y con el tiempo se va haciendo más difícil de eliminar. Así que pon remedio justo a la mañana siguiente con un buen cepillado, enjuague bucal y la utilización de hilo dental para eliminar cualquier posible resto.