Una información sobre el labio leporino y la cirugía del paladar que Clínica Birbe desea que sea de tu interés.

Este tipo de cirugía se emplea para corregir un defecto físico debido al labio leporino o paladar hendido, cuya ocurrencia es de 600 por cada nacimiento. Puede causar mucho más que problemas estéticos. 

 

paladar-hendido

Una fisura labial puede ser solamente una muesca en el labio. Pero también puede ser una hendidura en el labio que se prolonga hasta la base de la nariz. El labio leporino tiene la posibilidad de ser de uno o de los dos lados del techo de la boca. Pudiendo extenderse sobre toda la longitud del paladar.

Su  niño puede tener una o las dos de estas condiciones al nacer. En la mayoría de los casos, la reparación de la hendida labial se hace cuando el niño tiene entre 6 y 12 semanas. La hendida labial puede requerir una o dos cirugías dependiendo del grado de la ayuda requerida. La cirugía inicial, se realiza usualmente en el momento que el bebe tiene tres meses.

La reparación de una hendida labial requiere a menudo, múltiples cirugías en el transcurso de los 18 años. La primera cirugía para la reparación del paladar ocurre cuando el bebé tiene entre 6 y 12 meses. La cirugía inicial crea un paladar funcional, reduce las probabilidades que se desarrolle el líquido en el oído medio y ayuda en el desarrollo adecuado de los dientes y huesos de la cara.

Como miembro del equipo del cuidado de la salud, su cirujano oral y maxilofacial desempeña un papel importante en el cuidado orquestado, en múltiples etapas del programa de reeducación de labio y paladar hendido en los pacientes. La meta es ayudar a restaurar la mandíbula y las estructuras faciales, conduciendo una función y apariencia normal. La cura y tratamiento deben considerar función, apariencia, nutrición, habla, audición y desarrollo emocional y psicológico.

 

Acerca de la Cirugía

La cirugía puede representar una significante mejora para su niño en la apariencia, cualidad de vida, habilidad para comer, respiración y habla. Los posibles riesgos de la cirugía incluyen hemorragia, infección, mala cicatrización, fruncimiento de las cicatrices y temporalmente o permanentemente perjudicial los nervios, los vasos sanguíneos o otras estructuras.

Para la cirugía de la hendida labial, su niño tendrá anestesia general (se queda dormido y no siente dolor). El cirujano recortará los tejidos y coserá los labios juntos. Los puntos de sutura serán muy pequeños, entonces la cicatriz será lo más reducida posible. La mayoría de los puntos de sutura se absorben en los tejidos como las cicatrices sanas, así no se tendrán que retirar después.

En la mayoría de los casos, la hendida del paladar se repara cuando el niño es mayor, entre nueve meses y un año. Permite que el paladar cambie mientras el niño crece. Hacer la reparación, cuando Paladar hendidoel niño tiene esta edad le ayudará a prevenir posibles problemas de habla mientras se desarrolle.

En la reparación de la hendida del paladar, su niño tendrá anestesia general (se queda dormido y no siente dolor). El tejido del techo de la boca puede ser movido para cubrir el velo del paladar. A veces el niño necesita más de una operación para cerrar el paladar. Se puede poner unos tubos en los oídos, durante la cirugía, para reducir el riesgo frecuente de infecciones de oído que puede conducir a la perdida de oído. La cirugía de los tubos en los oídos, consiste en poner pequeños cilindros en el tímpano para prevenir la acumulación de líquido.
En el momento de hacer estos procedimientos, el cirujano también podrá necesitar reparar la punta de la nariz de su niño. Esta cirugía se llama rinoplastia.

Sus doctores podrán recomendar además un tratamiento adicional para las complicaciones causadas por una hendida labial o paladar. Los tratamientos adicionales pueden incluir:

  • Cirugía para corregir el crecimiento del hueso y la conexión entre la boca y la nariz
  • Audífonos u otros dispositivos asistenciales para el niño con pérdida de audición
  • Terapia con un logopeda para corregir las dificultades con el habla
  • Terapia con un psicólogo, para ayudar el niño a lidiar con el estrés de los procedimientos médicos repetidos

 

Antes del procedimiento

Usted se reunirá con un logopeda o terapeuta de la alimentación poco después del nacimiento de su niño. Su terapeuta le ayudará a encontrar la mejor manera de alimentar su niño antes de la cirugía. Su niño deberá ganar peso y estar sano antes de la cirugía.

 

El cirujano de su niño podrá:

  • Hacer unas analíticas con la sangre de su niño (hacer un recuento de glóbulos y un “tipo y cruz” para comprobar el grupo sanguíneo)
  • Coger el historial médico completo de su niño
  • Hacer un examen físico completo de su niño

Siempre se debe de decir al doctor, cirujano o enfermera que tipo de medicamentos le da a su niño. Incluyendo, medicinas, hierbas y vitaminas que compró sin prescripción.

Unos 10 días antes de la cirugía, se le pedirá que deje de darle aspirina, ibuprofeno, warfarina, y cualquiera otra medicina que le haga difícil la coagulación de la sangre a su niño.

Pida al doctor o cirujano de su niño qué medicamentos tendrá que tomarse su niño el día de la operación.

Normalmente, el día de la cirugía, su niño no podrá beber o comer nada durante varias horas antes del procedimiento. Puede, no obstante, darle un sorbo de agua con un medicamento cuyo le habrá aconsejado su equipo medical darle.

Se le informará cuando llegue la cirugía. Su equipo medical se asegurará que su niño esté en buena salud. En el caso de que esté enfermo, la cirugía se cambiará para otro momento.

 

Después del procedimiento

Su niño se encontrará probablemente en el hospital durante cinco a siete días después la cirugía. La recuperación completa puede tardar hasta cuatro semanas.

La herida de la cirugía debe mantenerse muy limpia a medida que sana. No hay que estirar ni ejercer presión sobre ella durante tres a cuatro semanas. La enfermera de su niño le mostrará como tener cuidado de su herida. Lo tendrá que limpiar con agua y jabón o un liquido especial y mantenerla húmeda con una pomada (ungüento).

Hasta que la herida sane, su niño tendrá una dieta líquida. Probablemente, tendrá que usar pulseras o férulas para evitar que escoja la herida. Es importante que su niño no se ponga las manos o juguetes en la boca.

La mayoría de los bebés se recuperan sin problemas. Cómo se encontrará su bebé después de la recuperación, a menudo depende de la gravedad del defecto. Su niño podría necesitar otra cirugía para reparar la cicatriz debida a la herida de la cirugía.

Un niño que tiene un paladar hendido, podrá necesitar ver un dentista u ortodoncista. Los dientes pueden requerir corrección según van llegando.

Los problemas de audición son comunes en los niños con labio leporino o paladar hendido. El niño debería hacerse una prueba de audición desde el principio, y debería ser repetida en el tiempo.

Su niño aún puede tener problemas de habla después de la cirugía. Está causado por un problema con los músculos del paladar. La logopedia podrá ayudar a su niño.

Muchos niños también necesitan un tratamiento psicológico debido al estrés asociado a la cirugía.

 

Si deseas más información sobre los tratamientos  que ofrecemos en Clínica Birbe no dudes en contactar con nosotros.