En la Clínica Birbe tenemos un equipo profesional multidisciplinar liderado por el Doctor Joan Birbe, especialistas en cirugía maxilofacial e implantología dental. La ventaja de ser un equipo multidisciplinar es que abarcamos todas las fases de las intervenciones que realizamos, con el fin de ofrecer al paciente un tratamiento integral. Por ello en la Clínica Birbe nuestros pacientes comienzan su tratamiento desde el primer día que vienen a visitarnos a nuestra consulta, y lo finalizan cuando están totalmente recuperados de la intervención a la que se van a someter.

En esta entrada vamos a comentar la importancia que tiene la fisioterapia, incluida dentro de la atención integral a nuestros pacientes, después de habernos sometido a una operación de cirugía ortognática.

Comenzando desde el principio, conviene recordar que la cirugía ortognática es la especialidad médica que coloca los huesos de la cara en una posición óptima para la masticación, además de lograr una cara proporcionada y bonita. Es una cirugía que se realiza por dentro de la boca, por lo que no quedarán cicatrices externas, y cuando la cirugía se realiza de forma correcta el postoperatorio suele ser muy bueno.

Una de los tratamientos que nos va a permitir recuperarnos de forma óptima tras una cirugía ortognática es la fisioterapia, incidiendo en diferentes puntos:

  • Músculos de la masticación: es muy importante tras una cirugía ortognática recuperar el tono muscular de los músculos implicados en la masticación, con el objetivo de ganar movimiento en la apertura de la boca. Para conseguirlo con la fisioterapia, descargaremos la musculatura implicada en la masticación. Además es importante realizar una relajación en la fascia anterior del cuello para que se liberen las tensiones acumuladas después de la cirugía.
  • Movilización de la Articulación Temporomandibular (ATM): el objetivo es el mismo que en el caso anterior, es decir, aumentar paulatinamente la apertura de la boca. Con la fisioterapia se consigue movilizando la ATM y realizando ejercicios que nos permitan que el arco mandibular se normalice.
  • Drenaje linfático: aunque la cirugía ortognática se realiza por dentro de la boca y no deja cicatrices externas, es una cirugía relativamente agresiva, en la que se producen roturas de vasos sanguíneos, que provocarán la aparición de hematomas y edemas a nivel facial, de cuello e incluso el edema podría estar presente en la parte superior del pecho. Pues bien, a través del drenaje linfático se consigue descongestionar la zona y ayudar a la regeneración de los tejidos dañados disminuyendo así tanto el edema como el hematoma. Además el drenaje linfático tiene un efecto positivo sobre el sistema nervioso parasimpático, por lo que se consigue disminuir el dolor, mejorar la sensación de parálisis y acorchamiento de la cara. En la Clínica Birbe, para reducir tanto el edema como el hematoma facial, además de utilizar la técnica de fisioterapia comentada anteriormente también utilizamos máscaras de crioterapia, con la que se aplica hielo en las mejillas, consiguiendo así la reducción del edema.
  • Liberación del nervio trigemio: el nervio trigemio es el que inerva los músculos de la masticación, por lo tanto es importante a través de la fisioterapia liberar este nervio para normalizar el tono muscular.
  • Ejercicios: es importante realizar ejercicios tanto de fortalecimiento de la musculatura facial, como ejercicios de mímica facial frente a un espejo, para así recuperar todos los movimientos faciales. Estos ejercicios se le enseñan al paciente para que los pueda realizar en su domicilio.

Desde la Clínica Birbe te animamos a que te pongas en contacto con nosotros si te vas a someter a una cirugía ortognática. Serás atendido por nuestro equipo multidisciplinar de gran prestigio, y recibirás un tratamiento integral y con todas las garantías.