MADRID, 20 Abr. (EUROPA PRESS) –
Aunque existen más de 18 tratamientos contra el síndrome de apneas e hipopneas del sueño (SAHS), “sólo
la cirugía ortognática presenta un índice de curación del 95 por ciento”, según ha asegurado el cirujano
maxilofacial el doctor Joan Birbe. Esta técnica quirúrgica corrige la posición de la mandíbula evitando que
durante el sueño se deslice y obstruya la vía aérea superior.
Así, su objetivo es desplazar levemente las bases óseas para que el oxígeno circule con normalidad y
desaparezcan las apneas e hipopneas. La cirugía se realiza a través de la boca por lo que después de la
intervención las cicatrices no son visibles y el perfil facial mejora.
“El primer paso es perder peso”, lo que “elimina el peso de los tejidos blandos y la grasa que recae sobre la
mandíbula durante el sueño”, ha explicado el experto. A su entender, “existen cinco grados del síndrome de
apneas a los que se asocia, con mayor o menor incidencia: cansancio crónico, hipertensión arterial, altos
riesgos de sufrir infartos y enfermedades cardiovasculares, así como pérdida de memoria y alteraciones
cognitivas”.
Entre el 6 y el 10 por ciento de la población española sufre el SAHS, que se traduce en periodos de
obstrucción de la vía aérea superior durante el descanso. Además, se estima que el 90 por ciento de los
casos no han sido diagnosticados.
De hecho, esta patología repercute “de forma sustancial” en el ámbito familiar y aumenta las posibilidades
de padecer accidentes laborales y de tráfico. Su prevalencia 4-6 por ciento en hombres y del 2-4 por ciento
en mujeres, según datos de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR).
No obstante, también se han detectado casos entre la población infantil. Las sociedades pediátricas calculan
que entre un 1 y un 3 por ciento de los niños padece este síndrome debido a malformaciones óseas que
pueden corregirse con esta cirugía. La afección se traduce en trastornos del comportamiento, hiperactividad,
retraso escolar del crecimiento, entre otros.

La cirugía ortognática cura al 95% la apnea del sueño, segúnexpertoMADRID, 20 Abr. (EUROPA PRESS) -Aunque existen más de 18 tratamientos contra el síndrome de apneas e hipopneas del sueño (SAHS), “sólola cirugía ortognática presenta un índice de curación del 95 por ciento”, según ha asegurado el cirujanomaxilofacial el doctor Joan Birbe. Esta técnica quirúrgica corrige la posición de la mandíbula evitando quedurante el sueño se deslice y obstruya la vía aérea superior.Así, su objetivo es desplazar levemente las bases óseas para que el oxígeno circule con normalidad ydesaparezcan las apneas e hipopneas. La cirugía se realiza a través de la boca por lo que después de laintervención las cicatrices no son visibles y el perfil facial mejora.”El primer paso es perder peso”, lo que “elimina el peso de los tejidos blandos y la grasa que recae sobre lamandíbula durante el sueño”, ha explicado el experto. A su entender, “existen cinco grados del síndrome deapneas a los que se asocia, con mayor o menor incidencia: cansancio crónico, hipertensión arterial, altosriesgos de sufrir infartos y enfermedades cardiovasculares, así como pérdida de memoria y alteracionescognitivas”.Entre el 6 y el 10 por ciento de la población española sufre el SAHS, que se traduce en periodos deobstrucción de la vía aérea superior durante el descanso. Además, se estima que el 90 por ciento de loscasos no han sido diagnosticados.De hecho, esta patología repercute “de forma sustancial” en el ámbito familiar y aumenta las posibilidadesde padecer accidentes laborales y de tráfico. Su prevalencia 4-6 por ciento en hombres y del 2-4 por cientoen mujeres, según datos de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR).No obstante, también se han detectado casos entre la población infantil. Las sociedades pediátricas calculanque entre un 1 y un 3 por ciento de los niños padece este síndrome debido a malformaciones óseas quepueden corregirse con esta cirugía. La afección se traduce en trastornos del comportamiento, hiperactividad,retraso escolar del crecimiento, entre otros.