En la Clínica Birbe somos especialistas en cirugía maxilofacial e implantología dental, y en esta entrada del blog vamos a hablar de la abrasión dental, un problema que afecta a más personas de las que parece.

La abrasión dental es un proceso mecánico anormal en el que se produce el desgaste del esmalte, la dentina y el cemento dental. La causa más habitual por la que se produce este desgaste en la estructura de los dientes es un cepillado dental incorrecto. La mayoría de personas creen que cuanto más fuerte nos cepillemos los dientes más limpios quedarán, y nada más lejos de la realidad. Al ejercer demasiada presión durante el cepillado provocamos una fricción excesiva en los dientes, lo que al final tiene como consecuencia que se desgaste el esmalte dental.

Pero no solamente la fuerza que empleamos al cepillarnos puede causarnos este problema. Si las cerdas del cepillo dental son demasiado duras, también nos puede provocar abrasión dental, aunque nos cepillemos con suavidad. Por ello se recomienda que las cerdas de los cepillos de dientes que utilicemos sean suaves. Además, otras conductas, como el uso abusivo de los palillos dentales puede causarnos abrasión dental, por lo que es más recomendable utilizar hilo dental.

En otras situaciones, una dentadura parcial mal fijada puede ser causa de la abrasión dental, e incluso la composición química de la pasta dentífrica que utilicemos, ya que dependiendo de la formulación química de cada una, pueden resultar más abrasivas.

Es importante también distinguir entre la abrasión dental y la erosión dental. Si bien ambas patologías se produce un desgaste del esmalte, las causas por las cuáles se produce ese desgaste son totalmente diferentes. Como hemos comentado anteriormente, la abrasión dental se produce porque un objeto (generalmente el cepillo de dientes) frota sistemáticamente los dientes produciendo el desgaste. Sin embargo en la erosión dental este desgaste de los dientes se produce por el contacto con productos químicos, como pueden ser los ácidos. Por lo tanto la ingestión abusiva de alimentos cítricos o estar expuestos a condiciones en la que los químicos están en contacto con nuestros dientes nos pueden provocar erosión dental.

En cuanto a los síntomas de la abrasión dental los podemos clasificar en según la abrasión esté en una fase inicial o en una fase avanzada. Los síntomas que se presentan en fases iniciales son:

  • Sensibilidad dental aumentada: al estar muy desgastado el esmalte y expuesta la dentina, al ingerir alimentos fríos, calientes o dulces, podemos notar esa sensibilidad en los dientes.
  • Decoloración de los dientes: al irse desgastando paulatinamente el esmalte los dientes adquieren un color amarillento.
  • Forma de los dientes: debido al desgaste los dientes adquieren una forma pulida y redondeada.

Los síntomas presentes cuando la abrasión está en una fase avanzada son:

  • Transparencia: los dientes pueden quedar transparentes en la zona del borde incisal.
  • Decoloración avanzada.
  • Pueden llegar a aparecer incluso grietas en los dientes.
  • Hipersensibilidad mucho más acusada que en las fases iniciales, ya que la dentina está demasiado expuesta.
  • Pueden aparecer también oquedades en la superficie de mordida de los dientes.
  • Pueden aparecer rugosidades en los bordes de los dientes.

El mejor remedio para evitar la abrasión dental es la prevención, cepillándonos los dientes de manera suave y con cerdas también suaves, utilizando el hilo dental en lugar de los palillos, y evitando la ingesta abusiva de alimentos y bebidas que sean demasiado ácidos. No obstante, si ya padecemos abrasión dental lo mejor es acudir a un odontólogo. Desde la Clínica Birbe nos preocupamos por tu salud bucodental, y estaremos encantados de atenderte en el caso de que tengas cualquier problema maxilofacial o bucodental.