Esto es una información que Clinica BIRBE te ofrece y espera que sea de tu interés.

Muchas veces para hacer una restauración del maxilar o de la mandíbula con implantes dentales es necesario un injerto ósseo. El nombre puede llegar a asustarte, pero en algunos casos se requiere y no debe asustarte ya que es un tratamiento muy avanzado que nos permite recuperar anchura o altura del hueso y así damos un mayor éxito a los implantes dentales.

Encontramos muchas formas para llevar a cabo un injerto de hueso, todo esto depende de las necesidades de cada caso.

Tipos de injertos mas habiuales:

  • Usando tu propio hueso, se extrae hueso tuyo, es una extracción muy poco agresiva, una zona muy habitual es la parte trasera de la mandíbula con material e instrumentos muy poco traumáticos.
  • Plasma rico en plaquetas, Sustancia que la extraemos de tu propia sangre con una simple extracción de sangre.
  • Hueso de donante, Es un hueso desmineralizado y esterilizado.
  • Material sintético, es una combinación de hidroxiapatita y sulfato de calcio.

Como te hemos comentado antes tu cirujano te informará de la mejor opción de injerto para ti si lo precisas.

Esperamos que este post haya sido de tu utilidad, si deseas una valoración personalizada contacte con nosotros.