Tal y como hemos comentado en artículos anteriores, la gingivitis es una de las patologías más comunes entre la población pero que a la vez se puede convertir en una de las más problemáticas. Y es que aunque en los casos más leves, se puede solucionar mediante un buen proceso de higiene dental o fármacos, en los casos más graves se puede tener que realizar una intervención quirúrgica para insertar parte del hueso y tejido dañado.

Normalmente, estos casos se practican cuando estamos ante un caso de gingivitis crónica en la que tanto el hueso como el tejido blando de la encía se ha ido perdiendo como consecuencia de esta enfermedad periodontal. Para su realización se coloca o bien hueso natural, o bien hueso sintética en el área de la pérdida a lo cual se le denomina regeneración guiada del tejido en la que es posible que éstos vuelvan a regenerarse y crecer de forma correcta.

Otra posibilidad es potenciar el crecimiento del hueso mediante determinadas proteínas del crecimiento que fomentan su regeneración de forma natural. Por otro lado, en el caso de los pacientes que han perdido sólo tejido de las encías, se puede realizar también un injerto de este tipo de tejido blando mediante material sintético o de otras partes de la boca para cubrir las raíces dental.

Cada caso es único y por ello en Clínica Birbe tratamos y analizamos cada uno de ellos de forma personalizada para obtener siempre los mejores resultados para el paciente. No dudes en venir a visitar nuestras instalaciones situadas en Barcelona y conocer al completo equipo de profesionales médicos especializados en cirugía maxilofacial e implantología dental.

How useful was this post?

¡Danos tu valoración haciendo click en las estrellas!

Average rating / 5. Vote count: