A menudo colocamos implantes en pacientes fumadores. Por lo tanto, tabaco y implantes no representan un peligro ineludible, no es una contraindicación absoluta. 

Pero sí informamos a nuestros pacientes de los riesgos que asumimos por el hecho de fumar durante el tratamiento de implantes:

a la larga, en pacientes portadores de implantes de larga evolución, mayor riesgo de perimplantitis igual que de enfermedad periodontal (piorrea). 

Estos riesgos, los podemos cuantificar. En pacientes no fumadores, en nuestras manos, el 97% de los implantes van bien, sin problemas. En fumadores, este porcentaje de éxito baja entre un 10-15%, con lo que las posiblidades de éxito de un tratamiento con implantes bajan a 82-87%. Aún asi, es un porcentaje de éxito alto, eso sí, no tanto como en no fumadores.

Y es lo mismo fumar 2 paquetes que 2 cigarrillos al día? No .

Existe una escala de riesgo, de forma que los fumadores de m´s de un paquetes, tiene todos el mismo riesgo. Es decir, el riesgo de tener un rechazo de los implantes es el mismo en fumadores de 1 paquete, que en los de dos paquetes/día.

Los fumadores de 10 cigarrillos/día ( medio paquete) tiene un riesgo menor que el grupo anterior, pero mayor que el de no fumadores.

Los fumadores de no más de 3 cigarrillos al día tienen el mismo riesgo que los no fumadores. Lo que pasa es que pocos son los fumadores que son capaces de fumar tan sólo 3 cigarrillos al día. Pero si puedes,, buenas noticias.

En el cao de otras modalidades de fumar, como pipas, puros o tabaco de mascar, habría que calcular la dosis equivalente de tabaco en relación con cigarrillos de paquete.

Distintos estudios han investigado porque el tabaco es un factor de riesgo. Existen varios mecanismos de acción: 

Así pues, aunque tratamos pacientes fumadores, siempre explicamos que existem unos riesgos que debemos asumir. Por otra parte existen una serie de técnicas que podemos utilizar para minimizar estos riesgos.
Si eres fumador y necesitas un tratamiento de implante, llámanos. Sabemos cómo actuar y minimizar los riesgos. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *