Si considera que su cara no es equilibrada, armónica y no es por una alteración en su piel, probablemente existe alguno de los huesos de su cara (mandíbula, maxilar, mentón, pómulos, nariz) que tiene una posición o tamaño alterado.

Además, los casos en que la alteración afecta a maxilar y/o mandíbula, se manifiestan como una alteración en la oclusión de los dientes.

Entre un 15 y 20% de la población tiene una deformidad facial, de diversos grados de severidad.