La acumulación de bacterias en sus implantes puede producir una reacción inflamatoria de la encía (mucositis). Si ésta continúa, se desarrollará una periimplantitis, afectando a los tejidos que rodean los implantes dentales provocando la perdida ósea y perdida posterior del implante. Por eso, es imprescindible realizar un tratamiento periodontal de las encías previo a la colocación de implantes e instaurar un estricto control de placa y de mantenimiento periodontal e implantológico, tras la colocación de los mismos. En estas sesiones de mantenimiento, el equipo de higienistas, reforzará y enseñará donde debe mejorar su higiene oral dentaria e implantaría. El hecho de llevar implantes dentales requerirá de la utilización de nuevas técnicas e instrumentos de higiene según el tipo de prótesis que lleve sobre sus implantes. El tabaco, es un factor de riesgo de pérdida de los implantes, por lo que se aconseja eliminar el hábito. Vale la pena dejar de fumar.