La enfermedad periodontal progresa hasta perder los dientes, hueso y encía alrededor. Con el impacto estético y funcional que esto conlleva. Antes de llegar al extremo de perder dientes, se producen una serie de cambios que producen pérdida de tejidos de soporte dental y que conllevan a mayor riesgo de presentar sensibilidad dental y por tanto problemas a la masticación o al tomar alimentos y bebidas frías y calientes. Debido a la pérdida progresiva de hueso, aparece visible la raíz de los dientes, éstos son perceptiblemente más largos y conduce a problemas estéticos y de sensibilidad dental entre otros, ya que el cemento radicular, que es el tejido que recubre la raíz de los dientes, no está preparado para estar en contacto con baterias, alimentos, y cambios de temperatura que experimentamos en la boca.
El edentulismo (pérdida de dientes), puede generar problemas masticatorios, estéticos o incluso psicológicos.