El padecer una periodontitis dificulta el control de la diabetes mellitus, puede provocar nacimientos de niños prematuros de bajo peso y afectaciones cardiovasculares y pulmonares.