La causante de esta enfermedad infecciosa es la placa bacteriana dental que se acumula en los dientes si estos no se cepillan correctamente y que penetra entre el diente y la encía destruyendo el hueso de soporte.
Las bacterias juntamente con una predisposición genética familiar, con un sistema de defensa bucal disminuido o con tabaco, estrés u otros factores de riesgo predisponentes, produce inflamación de las encías y destrucción del hueso que soporta a los dientes.
Cambios hormonales como los que se producen durante el embarazo y la pubertad, enfermedades sistemáticas como Diabetes mellitus, SIDA, etc… y algunos fármacos pueden también predisponer a sufrir enfermedad periodontal.