Uno de los mayores errores que trae el verano es precisamente el de descuidar nuestra salud bucodental por el cambio que las vacaciones conllevan como: salir a comer fuera, ingerir más productos azucaras, cambio de rutina… y es en cambio uno de los momentos en los que más bacterias diarias pueden circular por toda nuestra cavidad oral, por lo que este verano no olvides cuidar tu salud bucodental.

La consecuencia inmediata nos la encontramos en el mes de septiembre con decenas de visitas y problemas que han aparecido o se han acentuado durante el verano. Por eso en Clínica Birbe recomendamos siempre que sigáis con vuestra rutina de higiene bucodental preparando un neceser de viaje con todo lo necesario para que nos acompañe allá donde vayamos y no dejemos nuestra boca desprotegida. En él debes incluir siempre: cepillo dental, dentífrico, colutorio e hilo dental y no olvides llevártelo siempre que vayas a realizar alguna comida fuera de casa. Por suerte existen algunos utensilios de este tipo en tamaño pequeño para poder transportarlos de forma fácil y ocupando lo menos posible.

Un cepillado dental después de cada comida reduce hasta en un 90% la cantidad de placa bacteriana por lo que os podéis imaginar lo importante que es para evitar problemas como la caries o la gingivitis que son las más frecuentes tras unas vacaciones.

Por lo tanto, en verano:

  • Cepíllate los dientes tres veces al día durante por lo menos tres minutos después de cada comida principal y sobre todo antes de acostarse.
  • Utiliza dentífrico con flúor.
  • Mueve el cepillo de dientes desde la encía hasta el borde del dientes en forma de círculos y sin presionar demasiado.
  • Limpia tanto la cara exterior de las piezas dentales como la interior.
  • No olvides utilizar el hilo dental una vez al día complementándolo con el colutorio.
  • Si vas a comer fuera, haz la limpieza antes de irte, llevate kit de limpieza contigo o mastica después de comer chicles sin azúcar y con xilitol para aumentar el pH.
  • Cuidado con el consumo excesivo de bebidas con alcohol, azucaradas y carbonatas como helados y zumos que tienen ácidos que pueden dañar nuestros dientes.
  • Utiliza protectores bucales si vas a realizar deportes de verano que puedan provocar traumatismos.
  • Bebe mucha agua para evitar la pérdida de hidratación que hace que la boca quede más desprotegida frente a los ataques de las bacterias y ácidos.
  • Acude a una revisión bucal después de terminar tus vacaciones.