A pesar de que el blanqueamiento dental es uno de los tratamientos más efectivos para conseguir una estética dental perfecta, en algunos pacientes se ha creado una enfermedad que tiene que ver con la adicción a este tratamiento.

Normalmente viene dado porque tras el tratamiento, se consiguen unos resultados espectaculares, pero con el paso del tiempo los dientes vuelven a tomar un color más amarillento debido la ingesta de determinados alimentos, sobre todo los gaseoso o el hábito de fumar y es  entonces cuando se produce la obsesión porque estén siempre blancos al 100%.

blanqueamiento dental birbe

Lógicamente este aspecto es algo que deben tener en cuenta siempre los pacientes ya que ese color blanco no se mantiene de forma permanente. En este sentido, en la Clínica Birbe que somos conscientes de esta nueva enfermedad informamos a todos los pacientes sobre los riesgos que existen sobre hacerse varios blanqueamientos dentales consecutivos e innecesarios ya que puede dañar el esmalte natural del diente y afectar al sistema vásculonervioso de las piezas dentales provocando así un intenso dolor. En ocasiones incluso se tiene que proceder a la extracción de las piezas dentales dañadas por lo que un blanqueamiento dental es un procedimiento muy exitoso para mantener unos dientes blancos durante un tiempo, pero nunca debe utilizarse como método usual.

Es conveniente recordar que si queremos unos dientes blancos y que el blanqueamiento dental nos dure más tiempo, debemos evitar fumar y beber alcohol así como bebidas gaseosas o alimentos ricos en azúcares.