A menudos pacientes que van a ser sometidos a una cirugía maxilofacial toman  suplementos vitamínicos . Se calcula que más del 30% de la población toma algún tipo de suplemento vitamínico. Algunos de estos preparados incluyen hierbas que puden alterar la coagulación, provocar hipertensión o sequedad ocular. 

Los suplementos  más empleados son los que buscan reforzar la ingesta  de vitaminas, minerales, ciertas hierbas, ciertos metabolitos, o una combinación de todos ellos.

Por desgracia, nos falta información sobre su eficacia y seguridad. No sabemos si los productos que promete contener el suplemento en cuestión son los que realmente contiene, y si la dosis que dice contener es correcta. Estos suplementos no están sometidos a los mismos estrictos controles que los medicamentos.

A pesar de esta falta de regulación, sí sabemos que los suplementos nutritivos pueden alterar el sistema inmune, la presión arterial, o frecuencia cardíaca. Pueden camuflar o alterar los efectos de una anestesia o sedación e incluso la coagulación.

Se recomienda parar la ingesta de estos preparados 2 semanas antes de la intervención, con el fin de dejar tiempo al organismo de metabolizar estos productos y no afectar la cirugía.

Ejemplos a destacar son la ingesta de equinacea, ephedra, ajo, ginseng , kava, valeriana.

La equinacea estimula el sistema inmune a corto plazo pero lo deprime a largo plazo. Puede ser dañina para el hígado al combinarse con otros medicamentos que  inhiban los microsomas hepáticos.

La efedra induce hipertensión, dilata el corazón, provoca arritmias y puede provocar convulsiones. Al combinarse con anestésicos locales es especialmente peligrosa por sus efectos.

 

El ajo , el gingko y el ginger puede aumentar el riesgo de sangrado por sus efectos como antiagragante plaquetario.

El ginseng sube la presión arterial y puede inducir inestabildiad hemodinámica al mezclarse con anestésicos.

Así pues, si tomas algun tipo de suplemento nutritivo, consideralo una medicación y adviertenoslo cuando decidas programar tu intervención. 

Vale la pena tenerlo en cuenta!