Los bebés suelen nacer sin piezas dentales, sin embargo hay un pequeño procentaje de casos en los que algunas de estas piezas dentales han eurpcionado de forma parcial o incluso completa.  A este fenómeno se le conoce como dientes natales por lo que podemos ver bebés recién nacidos con dientes.

La norma general es que éstos comienzan a erupcionar entre los 6 y 8 meses de vida aunque este hecho está cada vez más relacionado en casos de niñas que cuentan con los incisivos centrales inferiores erupcionados. A pesar de que no están totalmente insertados en las encías están presentes.

Hay casos en los que se tratan de dientes adicionales o bebés con el paladar hendido que sufren como consecuencia la presencia de estos dientes. sin embargo, no es un hecho preocupante porque en el caso de tratarse de dientes adicionales se procede a su extracción sobre todo para evitar daños en la lengua, los tejidos blandos y para que el proceso de la lactancia materna sea más llevadero.

Como bien decimos, las complicaciones son muy poco frecuentes siendo lo más grave la posibilidad de causar algunos traumatismos o irritaciones en alguna cavidad oral del bebé o que afecte ap proceso del amamantamiento.

Su origen podemos descubrirlo si el bebé tiene antecedentes familiares con dientes natales, palada hendido o algunos otros proglemas congénitos relacionados con la boca.

En Clínica Birbe recomendamos la visita al odontólogo para hacer un seguimiento oral exhaustivo y diagnosticar cualquier posible alteración y establecer así el tratamiento más adecuado lo antes posible.