Seguramente habrás escuchado mucho sobre el lifting facial y sus efectos, así como de cremas rejuvenecedoras y otros tantos. La realidad es que la imagen personal y la estética son conceptos que se encuentran a la orden del día y, ante este hecho, los tratamientos de estética tienen mucho que aportar.

El lifting es un tratamiento quirúrgico de rejuvenecimiento facial. Básicamente, existen tres tipos:

  • Lifting de frente: puede tratar las arrugas, así como elevar las cejas.
  • Lifting de cara: puede estirar toda la musculatura de la cara por debajo de la piel, así como también puede estirar la bola de grasa situada en el centro de la mejilla, reposicionándola y mejorar el surco nasogeniano.
  • Lifting de cuello: trata la flacidez de la piel del cuello y, a menudo, la papada, las bandas cervicales que originan los músculos platismas y la grasa.

¿Qué extensión tiene el lifting?

Si en alguna ocasión has investigado sobre el lifting, observarás que se habla de conceptos variados como el minilifting, el lifting de fin de semana, el lifting sin cirugía…

Por un lado, el minilifting estira disecando muy poco la zona de la cara. Se trata de un lifting muy limitado y, en consecuencia, la recuperación es más rápida. Por el otro, el lifting sin cirugía consiste en la inserción de hilos tensores con la función de tensar la piel, aunque con el paso del tiempo, el efecto se reduce.

¿Cuánto dura el lifting?

Sería positivo si la duración de un lifting quirúrgico tuviera un efecto rejuvenecedor durante los próximos diez años. En el caso de pacientes fumadores, las cicatrices ocasionadas con motivo de la operación y que se sitúan detrás de la oreja se exponen a una mala cicatrización.

¿Cómo se realiza el lifting?

Se trata de una operación que se realiza de manera ambulatoria en Clínica Birbe. El paciente no precisa quedar ingresado. Al día siguiente se realiza una visita de control y se quitan los puntos entre los ocho y los diez días. El efecto del lifting ya se puede observar de manera inmediata en el postoperatorio, aunque existe una fase de definición del efecto en la que, a medida que pasa el tiempo, el resultado se ve más natural.