A pesar de que conmúnmente se pueda llegar a pensar que un diente es una pieza sin vida, están muy equivocados puesto que éstos contienen tanto nervios como vasos sanguíneos tal y como si fuera otra parte viva de nuestro organismo por lo que también están expuestos a morir.

Ahora bien, ¿cuándo se considera que un diente está muerto? En el sector de la odontología se dice que es cuando no tiene acceso ni a nutrientes ni al flujo de sangre.

tooth-306248_640

Un diente está compuesto por esmalte dental, dentina y nervio; cuando está sano, éste tiene células y tejido vivo, mientras que si éste no tiene acceso a determinados nutrientes, las fibras de la pulpa terminan muriendo. Entre las causas más comunes de estos casos extremos podemos destacar las caries dentales, infecciones bacterianas que no se tratan o el desgaste que provocan patologías como el bruxismo.

Para identificar cuándo una pieza dental ha entrado en este proceso, podemos notar el oscurecimiento progresivo del diente, dolor localizado, intenso y agudo en la pieza dental afectada, la aparición de mal aliento o el cambio del tamaño del diente.

En este sentido, la labor de prevención es muy importante por eso nuestros expertos en cirugía maxilofacial e implantología dental recomiendanel suo de protectores dentales en deportes de contacto y unos buenos hábitos alimenticios y de higiene bucal.