Aunque el implante dental sea una pieza tan pequeña, según nuestra propia experiencia, son muchas las mejoras que se producen en la vida del paciente. Y es que no sólo se trata de reemplazar piezas dentales que faltan sino que son la herramienta necesaria para hacer que muchos de estos pacientes recuperen su sonrisa, su autoestima y dejen de taparse la boca por el miedo a que se les vea ese hueco que afea el aspecto facial.

Además son la alternativa más segura del mercado porque vienen compuestas con materiales biocompatibles que se incrustan en el maxilar superior o inferior y así sustituir la raíz del tiente que falta. De esta forma se fusionan con el hueso maxilar y parece como si de una pieza natural se tratase.

Sin embargo ¿por qué hay tantas diferencias entre el precio de unos implantes y de otros? Pues bien, lo cierto es que con el auge de este tratamiento han sido muchos los que se han lanzado al sector en busca de un beneficio económico sin tener ni la experiencia, ni la cualificación, ni la utilización de los mejores materiales. Además, es cierto que existen varios tipos de implantes dentales. Normalmente se utilizan los superiósticos y los endo-óseos fabricados en metal a partir de un molde que se insertan en el hueso maxilar y se unen a él mediante una cirugía que lógicamente debe realizarse siempre por un cirujano maxilofacial.

Con un tratamiento de este tipo, es posible que el paciente pueda volver a obtener no sólo la estética de tener una dentadura completa y natural sino también de poder lucir una dentadura sana, brillante y con la funcionalidad que se merece.

En la Clínica Birbe solemos realizar este tratamiento de diversas formas en función de las necesidades de cada paciente. De esta manera podemos hacer un reemplazamiento de dientes únicos, es decir, colocar el implante de estaba la pieza perdida y sobre ésta una corona de porcelana de alta resistencia. También existen algunos otros casos en los que el reemplazamiento se debe realizar no de una sino de varias piezas dentales, para lo cual lo que hacemos es un puente sobre implante, de tal forma que se colocan en los maxilares los implantes necesarios y se fijan las piezas.

De forma más compleja también nos enfrentamos habitualmente a la rehabilitación de un maxilar por completo por consecuencias como un accidente en la que se ha perdido la dentadura por completo. En este caso se realiza una dentadura en metal y porcelana lo más parecido a la que se tenía antes y dar así un aspecto de lo más natural posible.

Como vemos, tratamientos hay para todos los casos por lo que ya no tienes excusa para no disfrutar de la sonrisa que siempre has querido lucir. Consulta con nuestro equipo de profesionales médicos expertos en implantología dental y cirugía maxilofacial y ¡vuelve a sonreír!