¿ Sabías que existe la caries del lactante?, pues si, también llamada caries o síndrome del biberón. Normalmente las caries están asociadas a la ingesta de alimentos sólidos, es decir, a niños y jóvenes con la dentición definitiva, pero en este post te vamos a explica la importancia que tiene esta patología en edades tempranas.

La caries del lactante afecta a los más pequeños de la casa y puede llegar a alterar el desarrollo bucodental del bebé, pudiendo llegar a destruir los primeros dientes, los llamados temporales.

Causas que provocan la caries del lactante

Succión prolongada del biberón o el chupete: Sobre todo cuando en su contenido existen sustancias azucaradas. Son muchos los casos en el que el biberón es utilizado como relajante. Las caries suelen aparecer en los incisivos superiores.

Consumo de azucares: Mojar el chupete en azúcar o sustancias dulces, piensa que los zumos envasados tienen muchos azúcares. Incluso la prolongación de leche materna también influye en este tipo de caries.

Escasa higiene bucodental: Es muy importante el cepillado, los pequeños deben coger el hábito desde edades tempranas, incluso se debería de comenzar antes de la erupción de los dientes temporales.

Hábito de succión del dedo: Los pequeños están en contacto continuo con el suelo, existen muchas bacterias que pueden generar caries.

Importante! Recuerda que las bacterias también se pueden transmitir de padres a bebés, como por ejemplo con besos, limpiar el chupete con tu boca o utilizar objetos como cubiertos compartidos.

Prevención de la caries del lactante

Hábito de higiene, ofrecerle un cepillo para que juegue desde muy pequeño y cepillarle tu los dientes, no es necesaria la pasta ya que todavía son muy pequeños.

Evitar que se duerman con un biberón el la boca o mientras le estás amamantando. Piensa que el biberón no es un chupete, cuando se haya alimentado se lo sacas, es una buena costumbre que la puedes establecer.

Enseña a tu bebé a beber en vasos o taza más o menos sobre los 8 meses de edad, poco apoco lograrás buenos resultados.

No añadas azúcares a los zumos y a las papillas, no es necesario.

Evitemos que nuestros hijos tengan problemas en un futuro, está en tus manos. Si detectas alguna anomalía visita al odontopediatra.

Clínica BIRBE desea que tu pequeño crezca con la mejor de las sonrisas, contacta con nosotros, recibirás una visita personalizada.