La blefaroplastia es la cirugía  para corregir las bolsas de grasa de los párpados inferiores, el exceso de piel que produce la caída de los párpados superiores o la grasa que se acumula alrededor de los ojos. Rasgos que reflejan un aspecto de cansancio y de envejecimiento, que no se corresponde con la realidad.

Candidato

Mujeres y hombres a partir de 40 años, que denotan un exceso de piel o grasa en los párpados pero que mantienen una buena estructura facial. Suelen ser personas activas y por ello les molesta extremadamente levantarse ya por la mañana con un aspecto cansado que en absoluto corresponde a su buen ánimo.

Preoperatorio

En la primera consulta se realiza una evaluación exhaustiva de su visión y de su estado de salud general. Asimismo, también se analizan sus hábitos cotidianos (si utiliza gafas o lentillas, si es fumador, si consume algún tipo de medicación, posibles alergias, etc.), ya que son factores que influyen en dicho estudio. El cirujano también le facilitará unas pautas a seguir durante las semanas previas a la operación, en cuanto a alimentación y hábitos.

Técnica Quirúrgica

La cirugía se realiza en un quirófano con anestesia local o anestesia local más sedación, en función de cada paciente.
Una intervención de blefaroplastía suele durar aproximadamente 1h 30 min.

Blefaroplastia Superior
Se procede al marcaje sobre la piel y se realizan las incisiones en el límite del pliegue natural del párpado superior, donde se esconderá la cicatriz. A continuación se elimina el huso de piel sobrante y una fina banda de músculo orbicular, para localizar así, las bolsas de grasa y resecar la cantidad necesaria. La piel se vuelve a cerrar con cuidado, suturando unos pequeños puntos internos que mantendrán la tensión. Para finalizar se colocan unas finas tiritas que protegerán la cicatriz hasta que se retiren los puntos, normalmente entre los cuatro y siete días posteriores a la intervención.

Blefaroplastia Inferior
La cirugía se realiza habitualmente por vía transconjuntival, es decir se efectúa una incisión de aproximadamente un centímetro por detrás del párpado para acceder directamente a las bolsas de grasa. Posteriormente se buscan los tres compartimientos y se resecan las bolsas una a una, en su cantidad justa. Una vez eliminados estos acúmulos, se finaliza la intervención poniendo un puntito en la conjuntiva o dejándola sin suturar según la preferencia del cirujano, ya que es una zona que cierra muy fácilmente.

How useful was this post?

¡Danos tu valoración haciendo click en las estrellas!

Average rating / 5. Vote count: